El presidente, Alberto Fernández, cerró el encuentro de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) con llamado a “poner al capitalismo en su verdadera dimensión”.

El mensaje presidencial contrastó con el que dejaron los paneles previos en el que se destacaron críticas de tono elevado aunque indirectas a proyectos del oficialismo para intervenir con el Estado en determinados ámbitos de la economía.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A su vez la impronta se diferenció de la posición dialoguista que tienen otras entidades como la Unión Industrial Argentina (UIA) e incluso una lista considerable de grandes empresarios por fuera de las gremiales privadas.

Sin embargo el cruce entre el presidente y este grupo de empresarios suma un capítulo más en la serie de encuentros público-privados y entre sindicatos y empresas en la que las partes buscarán pisar fuerte en el diseño de las políticas de la pospandemia.

En ese mismo contexto este miércoles el titular de la CGT, Héctor Daer, participó del encuentro virtual de ACDE con el presidente de la entidad, Gonzalo Tanoira.  Recientemente desde ambientes sindicales dejaron entrever que la dirigencia gremial manejaba ciertos niveles de enojo con Alberto Fernández a quien le reprochan falta de diálogo.

En el encuentro de este miércoles los dirigentes cristianos confrontaron desde temprano con acusaciones de supuestos “ataques a las empresas” por parte del gobierno, en particular contra “emprendedores”.

También se escucharon voces en defensa del “respeto a la propiedad privada” en línea con la reacción que generó en la oposición y en la mayoría de las privadas el proyecto oficial para intervenir en la empresa Vicentín, a la par de otras contra la supuesta persecución a periodistas, que se instaló en los últimos días a la par de las acusaciones de espionaje contra el gobierno de la alianza Cambiemos.  

Después de esos pronunciamientos habló Fernández con un llamado a construir “un mejor capitalismo” y dar la “vuelta atrás con el libre comercio que la globalización proponía”.