La asociación Industriales Pymes Argentinos (IPA) defendió hoy su proyecto para la creación de un fondo de indemnización y retiro universal que presentó como una alternativa para que las empresas del sector generen puestos de empleo a la par de la recuperación del ámbito fabril.

Con la propuesta la entidad se sumó a otras iniciativas recientes del empresariado que buscan propiciar una alternativa al derecho laboral de las indemnizaciones.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En una conferencia de prensa que se realizó a través de Zoom, el presidente de la entidad, Daniel Rosato, indicó que se trata de un proyecto de ley para la creación de una caja que administre los fondos surgidos por el aporte de las pymes, el Estado y “en una proporción menor” también los trabajadores.

La idea, señaló, es que el fondo esté a disposición de los empleados cada vez que estos terminen una relación laboral “ya sea por despido, renuncia o jubilación”.

Rosato remarcó que no es un seguro sino un ahorro “que garantiza un ingreso extra a la jubilación, o un reconocimiento a aquél trabajador que decida irse a otro empleo y que podrá contar con ese dinero o incluso mantenerlo en la caja para complementarlo con el nuevo trabajo”.

La propuesta agrega que la caja que administre el fondo, que, se sugirió, podría ser la Anses, “actualizará el valor del aporte de acuerdo a una tasa que podría ser aplicada por el Banco Central para mantener el poder adquisitivo del dinero que le pertenece al trabajador”.

La idea de las empresas de cambiar la normativa que regula las indemnizaciones es histórica. En los últimos años se planteó en el marco del lobby a favor de una reforma laboral pero se incrementó este año después de que el empresario textil Teddy Karagozian difundió su proyecto conocido como La Mochila Argentina, que también propone la creación de un fondo administrado por la Anses.

El nombre de “mochila” se relaciona con que el beneficio es algo que el trabajador llevaría consigo de trabajo en trabajo sin afectar las finanzas de las empresas.

Esa característica es otro rasgo que comparte el proyecto del IPA. Sin embargo, en la conferencia de prensa los industriales pymes hablaron de diferencias “sustanciales”.

El empresario Alejandro Bartalini, de la Comisión Directiva de IPA, indicó que la Mochila Argentina está basada en un seguro de indemnización similar al actual de la industria de la construcción.

“El nuestro es un fondo de indemnización y retiro”, definió el empresario a Tiempo: “el trabajador que termina su etapa laboral a los 60 o 65 años con el seguro de indemnización no tiene beneficio en cambio con nuestro fondo acumula dinero en una cuenta propia que lleva de empresa en empresa y en el momento de la finalización de su trayectoria laboral dispone de ese fondo que administra la Anses, que es capitalizable”.

Ese fondo, insistió el empresario, se puede transformar en un seguro de retiro “complementario a la jubilación”.   

Rosato por su parte indicó que la propuesta se acercó al Ministerio de Trabajo, a los sindicatos y al Congreso, y señaló que la voluntad del IPA ahora es convencer a los distintos sectores involucrados.

“Es un proyecto superador porque nadie puede negarse a que mejore el trabajador –planteó-. Entendemos la preocupación de los gremios pero nos ponemos a disposición para debatir”, con el argumento de que el empleo no acompaña la tendencia de la industria a la recuperación, concluyó el referente privado.