El Índice Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) arrojó una inflación del 1,5 por ciento para octubre último, con relación a septiembre. En el acumulado anual, la cifra asciende a 19,4%. La inflación interanual, en tanto, se ubica en 22,9%. Estos números ya están por encima de la meta establecida por el Banco Central, que colocaba a la inflación entre el 12 y el 17 por ciento, para fin de año.

A este ritmo, la inflación de 2017 terminaría cerca del 25%, ya que diciembre suele ser un mes de valores altos en el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En diciembre de 2015, distintas consultoras privadas y el IPC-Congreso (medido por la oposición de turno) colocaban a la inflación en torno al 25%. Al asumir la presidencia, Mauricio Macri remarcaba que lo más sencillo de su mandato sería bajar la inflación. En 2016, la misma llegó al 41% (IPC-CABA) y se consagró como la más alta de los últimos 25 años. En este 2017, lejos de cumplir la meta del BCRA, la inflación podría llegar a quedar en la misma línea o apenas por debajo que en el final del segundo mandato de Cristina Kirchner.

Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), dio su punto de vista a Tiempo: “A contramano de la promesa que hizo el gobierno para este año, los trabajadores no van a ganar poder adquisitivo. Hay que recordar que el gobierno presionó por paritarias en línea con la meta del 17% y sólo aprobó acuerdos mayores a ese porcentaje con cláusula gatillo y con el argumento de recuperar parte del poder adquisitivo perdido en 2016. No sólo nada de esto ocurrió, sino que ni siquiera se va a llegar a cubrir la inflación de este año”, sostuvo.

“En las paritarias de este año, bancarios cerraron en un 24.3%; comercio, en 20%; construcción, 21%; UPCN, en 20%; gastronomía, 24%; metalúrgicos, 24%. No va a haber recuperación de salario y en muchos casos los trabajadores van a perder”, aseguró.

Con respecto a los meses que quedan, para Letcher “la inflación va a seguir subiendo porque se van a disparar los porcentajes de Servicios, que en este mes fueron bajos. En los meses que quedan, va a subir ese rubro por los tarifazos que se van a ajustar ahora”.

Para 2018, el BCRA fijó la meta inflacionaria entre el 8 y el 12%. Ni los más optimistas ven factible semejante descenso. Así las cosas, el BCRA subió la tasa de referencia en 250 puntos básicos en dos semanas: pasó de 26,25% a 28,75%; sin embargo, la inflación no cede. Como daño colateral, las tasas tan altas alientan a la especulación financiera y al carry trade, más conocido como “bicicleta financiera”, a través de la compra de bonos como las Lebac.