Las inundaciones ya provocaron pérdidas por más de 2300 millones de dólares, según una estimación realizada por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y que se dio a conocer este miércoles.

El cálculo de la entidad empresarial agropecuaria es sólo para el norte argentino y los cultivos de soja, maíz y girasol.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

CRA indicó que ese nivel de pérdidas incluye no sólo las provocadas por el anegamiento de campos, sino que también incluye los descuentos por calidad, la imposibilidad de continuar con el ciclo productivo tras la cosecha de maíz y soja, además del valor de la producción perdida por áreas fuera de la producción por anegamientos.

A este quebranto hay que sumar otros 7 millones de dólares que a la fecha perderán los productores de algodón y arroz, cultivos que sumaron unas 7000 hectáreas anegadas.

Con todo, CRA advirtió que “el daño económico, aunque más extendido en el tiempo, será importante. A los animales que se ahogaron (…) hay que sumarle los daños en pasturas, campos e instalaciones”.

La entidad concluyó: “No solo estas inundaciones afectan al productor agropecuario. Afecta a todos los pueblos y ciudades de la región afectada. Está en peligro la cadena de pagos y la supervivencia de los pueblos del interior”.