El economista Guillermo Oglietti sostuvo que la banca «ha sido cómplice en la fuga de capitales y el endeudamiento público en la Argentina» y propuso aplicarle la misma alícuota impositiva de Ganancias que en Bolivia, de tal manera que en una década se obtendrían recursos adicionales equivalentes a la mitad del préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Oglietti disertó en la presentación de su libro «La mano visible de la banca invisible», que escribió junto con Sergio Martín Páez, que tuvo lugar en el Centro Cultural de la Cooperación de la Ciudad de Buenos Aires con la presencia de los exvicepresidentes de la Argentina, Amado Boudou, y de Bolivia, Álvaro García Linera.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La investigación realizada para el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), describe una serie de denominadores comunes del sector financiero en América Latina, al que Oglietti consideró en su presentación tanto «sobrevalorado» como «inexpugnable» y «mezquino.

«En tiempos en que la Argentina hace este acuerdo con el oso del FMI, a sabiendas de que el oso tarde o temprano lo va a abrazar, es bueno identificar los orígenes de los problemas», planteó Oglietti, para quien «uno de los orígenes es la banca, cómplice en la fuga de capitales y en el endeudamiento público de la Argentina».

Para el economista, no sólo ese proceso tiene que parar sino que, además, «tenemos que buscar un resarcimiento, porque el sector financiero no sólo debe pagar sino que puede hacerlo».

«La banca argentina es la que más rentabilidad tiene en toda América Latina y a su vez la que menos impuestos paga después de Paraguay», aseguró. Ese resarcimiento consiste en subir la alícuota de Ganancias a niveles similares a los que paga la banca en Bolivia, del 42%.

«En Bolivia se les subió la alícuota y no pasó nada, es una de las bancas más eficientes de Sudamérica», puntualizó. «