La crisis de la industria textil llega a fin de año con un nuevo tendal de despidos y suspensiones.

En este caso se trata de la tradicional fábrica de medias Ciudadela, un emblema de la zona oeste del Gran Buenos Aires, que este mes despidió a 10 empleados de poca trayectoria y suspendió al resto de sus empleados hasta abril de 2018.

La empresa condiciona la continuidad a “lo que pase con las reformas tributaria, el dólar y las importaciones”. El gremio, por su parte, asegura que no tiene garantías de que la producción se volverá a activar por lo que la continuidad de los puestos de trabajo es una incógnita.

El presidente del grupo empresario que compró Ciudadela SRL en 2015, Teddy Karagozian, confirmó la situación a Tiempo y argumentó que las medidas obedecen a que “los costos de Buenos Aires son muy altos” para la administración del negocio.

Karagozian también es propietario de TN&Platex, una algodonera que está entre las empresas más importantes de la industria textil argentina. La fuente aclaró que las medidas se limitan a la fábrica de medias Ciudadela y que no alcanza al resto de las actividades del grupo: “En el interior estamos tomando gente y trabajando a full”, resumió.

El empresario, que también integra la dirigencia de la influyente Asociación Empresaria Argentina (AEA), condicionó el futuro de la fábrica a lo que ocurra con la política destinada al sector pero a la vez afirmó que: “La producción continua pero con máquinas más modernas en Monte Caseros”, provincia de Corrientes, donde hace pocos meses inauguró un moderno complejo fabril.

“Por ahora están suspendidos a la espera de lo que pase con las reformas”, indicó el propietario. Y agregó que: “Quienes lo prefieren se están retirando”. La semana pasada en la Conferencia Industrial de la UIA, Karagozian criticó el efecto de las políticas oficiales en el sector productivo. Entre otros puntos, apuntó contra la alta tasa de interés que mantiene el Banco Central a la vez que señaló a Cambiemos por “negociar apurado y mal” un posible acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. 

El secretario General de la Asociación Obrera Textil (AOTRA), Hugo Benítez, explicó que desde el 1º de diciembre: “La mayoría de los trabajadores está suspendida cobrando una indemnización resarcitoria por 4 meses”.

El gremio conoce la decisión de la firma de reubicar parte de su producción en Corrientes y asegura que no tiene certezas sobre lo que puede pasar con los puestos de trabajo.

“Por ahora llegaron a la suspensión. La semana pasada hubo 9 despedidos de menor antigüedad (1 menos de los que reconoció la empresa) que cobraron la indemnización al 100%”, contó el referente sindical.

El deseo, agregó en diálogo con este medio: “Es que reactiven en abril. Pero no tenemos seguridad. Ellos (por la empresa) no prometieron nada. Simplemente llegaron al acuerdo con los trabajadores que hasta el 1º de abril van a cobrar el 80% del salario. Y tampoco tenemos asegurado un bono de fin de año”, concluyó Benítez. Tiempo intentó comunicarse con delegados de base de la firma pero los contactos no se produjeron.