La consultora FIEL informó que la industria cayó en octubre un 3,2% en la comparación con el mismo mes de 2018 y acumuló un retroceso del 5,6 por ciento entre enero y octubre versus el mismo período del año pasado.

La fuerte caída del décimo mes cortó con la leve desaceleración que venía midiendo FIEL desde junio de este año y es el décimo octavo registro negativo desde abril de 2018.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según esa medición interanual, los únicos datos rescatables son los del rubro Alimentos y bebidas, que repitió la mejora de meses previos aunque a un ritmo menor. En cambio la industria automotriz volvió a caer, aunque a un ritmo más reducido, mientras que los minerales no metálicos, asociados a la construcción, también retrocedieron, en especial los despachos de cemento que vienen en picada desde agosto.

En las cuentas acumuladas de los diez meses, la industria automotriz sumó un descenso total del 33,7 por ciento; seguida muy lejos por Insumos químicos y plásticos (-8%); Siderurgia (-7%); Cigarrillos (-6,3%); Minerales no metálicos (-5,7%). Y por debajo del promedio, Papel y Celulosa (-5,5%); Metalmecánica (-4,3%); Insumos textiles (-1,2%); y Petróleo procesado (-0,3%).

Tendencia

Los datos de FIEL confirman la continuidad del derrotero negativo de la industria. Este miércoles la Unión Industrial Argentina (UIA) presentó su informe de septiembre con una caída del 7% respecto a igual mes del año pasado y un retroceso acumulado del 7,6 por ciento entre enero y septiembre.

El Centro de Estudios de la UIA (CEU) informó que las exportaciones subieron un 5,9% en el caso de las manufacturas industriales y un 4,8 por ciento en manufacturas agropecuarias pero cayeron un 18,6 por ciento las importaciones de bienes de capital, que son un indicador de la capacidad productiva de la industria argentina fuertemente dependiente de las importaciones de ese tipo de bienes.

En ese contexto el empleo industrial cayó en agosto (último dato disponible) un 4,9 por ciento, es decir que la industria destruyó ese mes 4084 puestos de trabajo que aportaron a un total de 56.687 desde agosto de 2018.

La UIA lamentó que la industria está en su nivel más bajo desde 2009 y alertó que su estado se agravó con la «volatilidad cambiaria» de agosto pasado, que se reflejó en una demanda interna menor, aumento en los costos y el deterioro de la cadena de pagos.

En septiembre las industrias trabajaron al 57,7 por ciento de su capacidad total según datos del INDEC.