La inflación fue de 2,2 por ciento durante junio, según informó el Indec. En los primeros seis meses del año, la suba general de precios a nivel nacional llegó al 13,6%. En el acumulado de los últimos doce meses, el alza se desaceleró al 42,8%, el valor más bajo desde septiembre de 2018.

El rubro Alimentos y bebidas volvió a mostrar una fuerte desaceleración, al marcar la inflación en 1%. En tanto, la suba estuvo impulsada por Prendas de vestir y calzado, que subió un 6,6%; Recreación y cultura, 4,2%, y Equipamiento del hogar, 4,1%.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Indec aclara que la variación en Recreación y cultura corresponde únicamente a los bienes  servicios que estuvieron activos, ya que la mayor parte del sector se encuentra frenado por la crisis sanitaria.

Si bien Alimentos y bebidas volvió a estar por debajo del nivel general (tal como ocurrió el mes pasado), en el acumulado de los primeros seis meses del año la variación alcanzó el 17,2%; es decir, en lo que va del año, los aumentos de precios en los alimentos estuvieron por encima de la media.

Aun así, los ítem que más impulsaron la inflación durante 2020 están en línea con lo ocurrido en junio: Prendas de vestir y calzado acumula una suba del 25,5% en lo que va del año, mientras que Recreación y cultura tuvo un aumento promedio del 20,1%. El tercer puesto de las mayores alzas del primer semestre lo ocupa Educación, con un 18%.

En el otro extremo, se ubica el rubro Vivienda, cuya inflación fue de apenas el 3,7%, guarismo íntimamente ligado al congelamiento de tarifas de gas, luz y agua. Otro ítem con fuerte desaceleración inflacionaria es Salud, con un 5,6% semestral.

A la hora de dividir la inflación en Bienes y Servicios, los primeros se llevan casi todo el impulso. En junio, los bienes aumentaron un 2,9%, mientras que los servicios subieron un 0,9%. En lo que va del año, la relación se mantiene: 16,2% contra 8,4%, respectivamente.