La inflación mayorista de enero de 2021 alcanzó el 5,6%, un alza que superó largamente al del índice de precios al consumidor del mismo mes, que fue del 4%. Fue la variación mensual más alta desde septiembre de 2019, cuando tras las PASO, el dólar subió un 23% en un solo día e impactó en el valor en pesos de muchas materias primas e insumos difundidos que se importan o tienen precio internacional.

Un dato que no pasó desapercibido fue que en todas las categorías se mostró el aceleramiento de la inflación mayorista. Los productos primarios subieron un 8,6% mientras que los manufacturados lo hicieron en un 4,8% a lo largo del primer mes del año. Con todo, las subas no fueron uniformes. Dentro del universo de los productos primarios sobresalió el incremento de los precios de los productos pesqueros, que crecieron en un 14%, mientras que los del petróleo y el gas lo hicieron en 13%, impulsados por el alza del barril en los mercados mundiales. Dentro del grupo de los manufacturados, los precios que más subieron fueron los de la madera y sus productos derivados, en un 9,2% en enero. Saltos destacados en los precios también se evidenciaron en los de las prendas de materiales textiles, en los de los productos refinados del petróleo y en los del caucho y el plástico, entre el 6,8% y 8,4%.

Respecto del derrotero de los precios mayoristas en los meses que vendrán, la consultora LCG consideró posible que se “morigeren” a medida que se atrase el tipo de cambio, aunque apuntó que existe una “dinámica al alza” en los precios de los productos agropecuarios y del petróleo. “Proyectamos registros mensuales aun superiores al 3,5% en los próximos dos meses”, augura LCG.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Construcción: no hay obras nuevas

El Indec también dio a conocer este jueves que los costos de la construcción (ICC) durante enero de 2021 crecieron un 3,1%, por debajo de la inflación minorista. Este índice se desaceleró respecto de su valor de diciembre. Al interior del índice sobresalió la suba en el rubro “Materiales”, del 5,9%, mientras que la mano de obra apenas si se movió un 0,6%. Es decir, si el ICC no es menor es por el alza de los precios de los insumos de la construcción, desde cemento y arena hasta cerámicos y cables. Otra manera de notar lo mismo es verificando que mientras en el año que va de enero 2020 a enero de 2021, la suba general de los costos de la construcción fue del 38,5%, la suba anual de los materiales alcanzó la friolera del 71% mientras que la de la mano de obra se minimizó al 17,1%.

Respecto de la mano de obra cabe aclarar que, al igual que en diciembre, prácticamente la totalidad del trabajo de enero fue realizado por lo que se llama la subcontratación: yeseros, pintores, instaladores sanitarios, etc. Es decir, las constructoras y desarrolladoras están haciendo los trabajos de terminación de edificios cuyas estructuras ya estaban hechas. No hay estructuras nuevas en marcha.