«El levantamiento gradual de la cuarentena en algunos rubros redujo las tasas anuales de caída en relación con abril, pero la misma fue igualmente muy profunda», explicó el relevamiento de la CAME.

En los primeros cinco meses del año la producción de la industria pyme acumuló una baja anual del 23,6%. Pero visto en perspectiva, el sector acumuló 24 meses consecutivos de caídas interanuales, serie que se cortó solamente en febrero pasado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En mayo, todos los rubros relevados cayeron, y si se sacan los rubros esenciales como «Alimentos y bebidas», «Papel y cartón», y «Productos químicos», el derrumbe se extiende a -45,8 por ciento.

Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes de todo el país. Además, el Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) se ubicó en 50,4 puntos en mayo, «no encontrándose un mayo tan malo al menos desde que se comenzó a realizar esta medición en el año 2008».

En la comparación anual, la menor caída ocurrió en «Alimentos y bebidas» (-15,2%) y una de las mayores en «Calzado y marroquinería» (-61%).

«Otro de los rubros que protagonizó uno de los desplomes más profundos en la comparación anual fue ‘Indumentaria y Textil’, con un descenso de 50,6%», explicó el informe de la entidad.

Material de transporte cayó 52,5% anual en el mes, «siendo los más complicados aquellos productores orientados a mercados vecinos como Brasil o Paraguay, donde la demanda se cortó».

«La situación fue muy grave, pagándose la mitad de los sueldos con ATP», concluyó el informe de la entidad.