La decisión del gobierno nacional de recurrir a la Justicia para dar de baja el acuerdo que durante el gobierno de Mauricio Macri le dio enormes beneficios a Edenor y Edesur abrirá una nueva etapa de la relación del gobierno con ambas empresas con consecuencias que podrían llegar al cambio de titularidad de las firmas y, eventualmente, a cambios en la concesiones.

Según una fuente consultada por Tiempo, tanto Edenor como Edesur esperaban que el Ministerio de Economía diera a conocer esa disposición. El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre) completó el año pasado una auditoría cuya conclusión fue que ese acuerdo era nulo desde todo punto de vista y así se lo transmitió al presidente Alberto Fernández.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Incluso, la fuente se aventuró a intentar una explicación de la venta de Edenor el año pasado, que pasó de manos de Pampa Energía a las de una combo armado por José Luis Manzano, Daniel Vila y Mauricio Filiberti por un valor que en el mercado se estima en U$S 100 millones. Los nuevos dueños son expertos en relaciones con el Estado y en litigar en los tribunales. La conjetura es hasta qué punto el trío inversor se vio seducido por un futuro marcado por los pleitos en los tribunales y de los que se pudiera obtener una jugosa ganancia.

Qué se denuncia

En mayo de 2019, el gobierno nacional y los entonces titulares de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y de la provincia homónima, María Eugenia Vidal, firmaron un acuerdo de transferencia de la jurisdicción regulatoria sobre Edenor y Edesur, desde la Nación hacia ambos distritos. El acuerdo encubría una transferencia de recursos desde el Estado nacional hacia las dos distribuidoras eléctricas que se reparten el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Por un lado, se establecía un resarcimiento en favor de esas firmas por el período 2002-2016, cuando las tarifas fueron subiendo de la mano de acuerdos adhoc. Por el otro, permitió a las empresas transformar las multas aplicadas por el Enre en fondos aplicables a inversiones para mejorar la prestación del servicio.

Según señaló el Ministerio de Economía en la Resolución 590/2021, que se conoció esta semana, el cálculo del resarcimiento por el congelamiento tarifario adolecía de fuertes errores y arbitrariedades al sumar activos y pasivos “que acarrean su nulidad absoluta”. Según Economía, no hay saldos a reconocer a Edesur, y Edenor le debe plata al Estado. «