La CTA Autónoma, que conduce Pablo Micheli, y la CTA de los Trabajadores, que conduce Hugo Yasky, decidieron postergar la convocatoria a un paro general y confirmaron la movilización a Plaza de Mayo el 4 de noviembre para rechazar el bono de fin de año y exigir la reapertura de las paritarias.

La marcha, según confirmaron desde la central obrera que conduce Pablo Micheli, se realizará en forma simultánea en todo el país.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La decisión de postergar la convocatoria a un paro general fue tomada ayer en un encuentro del que participaron centrales obreras, la Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular.

La principal razón es la falta de apoyo de los gremios de la CGT, que un principio se manifestaron en contra del bono de fin de año. Tanto Camioneros como La Bancaria habían mostrado una postura más combativa que el triunvirato que comanda la central sindical, sin embargo decidieron no sumarse a la medida de fuerza impulsada por las dos CTA.

La marcha del 4 de noviembre a Plaza de Mayo comenzará a partir de las 14, en Avenida de Mayo y 9 de Julio, según se informó.