La tasa de desocupación bajó levemente en el segundo trimestre: fue de 8,7%, según la medición que el Indec dio a conocer este jueves. Significa medio punto menos que en el primer trimestre de este año, cuando había sido de 9,2%.

Sin embargo, el descenso no da para cantar victoria. De hecho, el organismo estadístico prefirió señalar que los resultados “no presentan cambios con relación al trimestre anterior, dado que las diferencias están contenidas en el error muestral” y se contentó con decir que “en 27 de los 31 aglomerados (relevados) se mantienen sin cambio la actividad, el empleo y la desocupación”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En rigor de verdad, ese medio punto hacia abajo significa que unas 60 mil personas dejaron de estar desempleadas, en el universo de 12.483.000 que participan del mercado laboral en los 31 centros urbanos donde el Indec realiza su encuesta de hogares. En tanto, subió la cantidad de subempleados, entendiendo como tales a quienes trabajan menos de 35 horas y desearían hacerlo por más tiempo: el índice es del 11%, cuando a comienzos de año era 9,9%. La tasa de actividad (proporción de quienes están ocupados o buscan estarlo en relación al total de la población) es de 45,4%.

El desagregado por regiones marca que una de las situaciones más críticas está en los partidos del Gran Buenos Aires, la zona más poblada de nuestro país, donde la desocupación trepa a 10,9%. Se trata de la segunda área geográfica con mayor falta de trabajo, sólo superada por Mar del Plata (11,9%). Del otro lado de la General Paz, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el índice es sustancialmente menor: 7,0%. En cambio, en Resistencia y en el área Viedma-Carmen de Patagones, la cifra baja al 1,6%, lo que da una situación de virtual pleno empleo.

Este es el quinto informe desde que el Indec retomó con regularidad las mediciones sobre el mercado de trabajo. El primero de ellos, correspondiente al segundo trimestre de 2016, fue el que arrojó la tasa de desempleo más elevada (9,3%), mientras que el otro extremo se registró en el último trimestre de ese año (7,6%). El que se dio a conocer ahora queda en el punto medio del ordenamiento de mayor a menor.