Los trabajadores de juegos de azar, casinos, agencias hípicas, hipódromos y gastronómicos de todo el país están en estado de alerta y movilización luego de tener acceso al proyecto que modifica el Impuesto a las Ganancias y que impone nuevos tributos al sector.

El proyecto, que este jueves se convertirá en ley en Diputados, establece que la alícuota a los juegos de azar subirá al 41,5%.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ante la posibilidad de que el aumento del impuesto al sector tenga como consecuencia despidos masivos, los trabajadores llevan adelante distintas protestas. Los trabajadores del Hipódromo de Palermo realizaron una asamblea y costaron el tránsito de la Avenida del Libertador y Dorrego. Del mismo modo, los empleados del Casino Flotante se movilizarán en el barrio porteño de Puerto Madero, sumándose así a la protesta nacional.

“Es imprescindible que gobernadores, diputados y senadores nos escuchen, porque no se dan cuenta que el juego ya paga impuestos superiores al 60 por ciento y de subir los ya existentes o aplicar nuevos, irremediablemente habrá miles de despidos en todo el país”, aseveró el secretario gremial del Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (Aleara), Ariel Fassione.

Las asambleas de los trabajadores se realizaron ayer durante los tres turnos de los bingos de todo el país. Desde los gremios explicaron que resolvieron realizar la jornada nacional de protesta con el propósito de “evitar romper” la conciliación obligatoria dictada el 6 de diciembre pasado por el Ministerio de Trabajo de la Nación a raíz del paro nacional por tiempo indeterminado dictado por los trabajadores de juegos de azar por los mismos reclamos por los cuales se movilizan.

En este contexto, los empleados de juegos de azar de la provincia de Buenos Aires se movilizarán ayer al mediodía hasta la Casa de Gobierno provincial en la ciudad de La Plata para pedirle a la gobernadora María Eugenia Vidal que “frene los proyectos que hablan de una suba en los ingresos brutos que paga la actividad y el cobro de una entrada, iniciativa que debaten los legisladores”.