El Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (SUTNA) resolvió un nuevo paro de 24 horas a partir de  este viernes a las 11 horas. Se trata de la tercera medida de estas características que se produce en los últimos días luego de una conciliación obligatoria que dictó el ministerio de trabajo el 20 de abril y venció el pasado 17 de mayo.

El conflicto se da en el marco de la revisión del acuerdo paritario correspondiente al 2021-22 que vence en los primeros días de julio. Los trabajadores apuestan a garantizar una suba del salario real. Para eso buscan, al menos, incluir una cláusula idéntica a la obtenida en el período paritario anterior que establecía un incremento adicional del 5% por encima de lo que indicara el Índice de Precios al Consumidor. Además, el sindicato incorporó el reclamo del pago del 200% de las horas que se trabajan desde el mediodía del sábado y el domingo.

Las empresas, por su parte, ofrecieron llevar el incremento salarial del 50% pautado en julio de 2021 hasta un 66% y un bono anual sujeto al presentismo para los trabajadores que estén afectados a turnos durante los fines de semana. Esa propuesta fue rechazada por el sindicato y, desde entonces, se produjeron once audiencias donde la patronal no mejoró su ofrecimiento.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los trabajadores argumentan que las empresas se niegan a conceder sus reclamos por “mezquindad y avaricia” y, sostienen, sin poder fundamentarlo en función de sus costos. Aseguran que, el costo laboral por neumático representa apenas mil pesos equivalentes a solo el 2% del valor de venta al público y que, lo que pretenden es mejorar el poder adquisitivo de un sector que, aseguran, arrastra un retroceso de dos décadas.

El salario básico de convenio para un trabajador ingresante, explican en un comunicado, se encuentra en los $70.500 en Pirelli y los $83.108 en FATE. Bridgestone abona poco más de $81 mil para esa misma categoría. Allí destacan que, la Canasta Básica Total que mide la pobreza ya supera los $95 mil según datos oficiales del INDEC.

La propuesta de la cámara de llevar el incremento hasta el 66% no satisface el reclamo porque, presumen, para el mes de junio y a este ritmo, la suba de precios interanual podría llegar incluso hasta el 63% o 64%. Ellos reclaman una mejora “sustancial” del poder adquisitivo.

Con todo, el punto más complejo a la hora de destrabar el conflicto resulta el del pago de las horas de trabajo durante los fines de semana al 200%. Es que, el sistema de turnos americanos que rige en las tres fábricas del neumático y que garantiza la producción continua durante los siete días de las semanas y en, algunos casos, las 24 horas del día, implica sistemas de trabajo de seis días y siete días según la empresa y dos días francos que, por eso, resultan rotativos.

Más allá del impacto real de esa reivindicación sobre los costos laborales, la disputa parece tener un contenido diferente. Acceder al reclamo del SUTNA adaptando la semana de trabajo para reconocer el descanso dominical o las horas extras según lo que establece la Ley de Contratos de Trabajo, para las empresas, implicaría una revisión de los convenios que aplican de hecho yendo en sentido inverso al que pretenden las cámaras industriales en general. De hecho, la reciente modificación del convenio en Toyota, avalada por el SMATA, habilitó una adaptación de la jornada de trabajo según criterios de productividad.

En definitiva, en el conflicto se está poniendo en juego la relación de fuerzas más general que existe entre las empresas y el único sindicato industrial liderado por la izquierda clasista. Por eso motivo también ha sido el escenario de prácticas anti sindicales en Pirelli y Bridgeston cuyas patronales impidieron el ingreso de los representantes sindicales a sus plantas para impedir la organización del paro. El hecho, sin embargo, produjo el efecto contrario ya que en ambos casos los mismos trabajadores abandonaron sus tareas para repudiar la actitud de la empresa adelantando en un turno el paro de 24 horas realizado entre miércoles y jueves de la semana pasada.  

El triunfo de esta huelga podría trascender al propio gremio influyendo en la agenda más general del mundo del trabajo. Por eso, una delegación de dirigentes del SUTNA liderados por el secretario general Alejandro Crespo se entrevistaron con Pablo Moyano, uno de los secretarios generales de la CGT, con el propósito de obtener un aval y el respaldo a su lucha.

Así las cosas, resulta complejo que el conflicto se destrabe este jueves a las 13 horas cuando se producirá una nueva reunión en la cartera laboral con el propósito de evitar el paro que comienza el viernes. Si así fuera, de todas formas, en apenas 30 días las partes deberán reunirse nuevamente para encarar la discusión del nuevo período paritario que va de julio 2022 a junio de 2023.

La parálisis de la producción comienza a tender un manto de incertidumbre en la industria automotriz local. El 90% de los autos producidos en el país se nutre de neumáticos fabricados en alguna de las tres plantas en conflicto. Las empresas aseguran contar con stock para atender la demanda durante un período de diez días.