Ingeniero industrial, reconocido por sus investigaciones sobre la fuga de capitales y los enjuagues con la deuda pública argentina, Mario Cafiero es ahora presidente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), que impulsa y regula el desarrollo de las cooperativas y mutuales en el país.

-Usted llegó a la presidencia del Inaes tras cuatro años de gobierno de Cambiemos. A poco de asumir se desató la pandemia del coronavirus. ¿Cómo estaba el sector en ese momento?

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

-Cambiemos tenía una mirada neoliberal sobre este sector, no solo lo desatendió sino que además canceló matrículas en forma masiva, se trató de un cooperativicidio. Las matrículas cayeron de 21 mil a 10.500. El gobierno de Macri no quería que esta pata de la economía funcionara más.

-¿La negativa a rescatar SanCor se ubica en ese terreno?

-Hubo una deliberada destrucción de cooperativas importantes. Se pretendió desguazar SanCor y repartirla entre el Grupo Vicentin y (George) Soros. Otro caso fue el de la cooperativa eléctrica de Carlos Paz, a la que se le sacó la matrícula injustificadamente. Querían sacar al coopertivismo de la distribución eléctrica.

-¿Por qué cree que actuaron así?

-Su ideología era que sólo la empresa privada puede desarrollar una economía. Esa idea está desmentida por la realidad porque acá y en el mundo hay tres motores económicos: el Estado, el sector privado y el de las cooperativas y las mutuales. Hay más de 28 millones de argentinos que son socios de alguna cooperativa y más 15 millones son socios de alguna mutual. Es un sector que existe y que en algunos segmentos de la economía incluso lidera, como en el de los seguros. Hay cooperativas de la cadena agroalimentaria muy importantes, en Santa Fe, APA, con 28 mil productores asociados, produce el 1% de los cereales del mundo; Fecovita, en Mendoza, un agrupamiento de 28 bodegas cooperativas, es el séptimo productor de vino del mundo. El 9% del PBI argentino lo genera este sector.

-En este marco llegó el coronavirus. El gobierno ha desplegado una serie de programas de asistencia a empresas y trabajadores. Pero hay reclamos en el sector. ¿Llega la asistencia a cooperativas y mutuales?

-La pandemia nos agarró en el medio del pase desde el Ministerio de Desarrollo Social hacia el de Desarrollo Productivo. Al dictarse una serie de medidas de emergencia, en algunos casos la normativa no alcanzó bien a las cooperativas y a las mutuales. Estamos corrigiéndolo con el ministro Matías Kulfas y seguramente la semana que viene (por esta) estaremos anunciando una serie de medidas específicas para ambos sectores.

-Las cooperativas de trabajo son muy vulnerables a los efectos del parate económico.

-Son muy importantes, quizá las más numerosas y las que más han sufrido la crisis provocada por las políticas neoliberales. Hubo una enorme destrucción de cooperativas de trabajo en un país en el que faltaba trabajo. Y ahora con la pandemia, más aún.

Estamos planteando que debe haber una política del gobierno y del Estado en los planes de vivienda y de hábitat, en los planes de obras públicas –vialidad, telecomunicaciones y de saneamiento- que comprendan a las cooperativas de trabajo. Estamos trabajando en un programa conjunto con la ministra María Eugenia Bielsa, y me reuní con el ministro Gabriel Katopodis y con Enrique Cresto, administrador del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento. También estamos desarrollando un vínculo con los intendentes. Queremos que al lanzarse los programas de obra pública, vivienda y vialidad, estemos preparados con las cooperativas de trabajo para hacer esa tarea. Por eso es que, además, nos hemos impuesto que las nuevas matrículas no tarden más de un mes en salir.

-Días atrás se anunció el lanzamiento de un banco de proyectos. ¿Implica incorporar al sector privado como financista de las cooperativas?

-No, creamos el banco de proyectos porque tenemos una demanda importante de soluciones financieras. El banco va a ser del Inaes, público y transparente, y allí van a estar todas las iniciativas vinculadas con la economía social y solidaria, proyectos a los que hay que buscarles una financiación. El Inaes va a asumir la financiación de una parte de ellos, en otros casos vamos a buscar el financiamiento dentro del Estado nacional. Y también buscaremos el financiamiento dentro del propio sector de la economía social. Es el caso de las 94 mutuales de Santa Fe, Córdoba y Capital que le prestaron 150 millones de pesos a Fecovita para levantar la cosecha de uva. Queremos expandir este ejemplo.