El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró este miércoles que la Argentina tiene “condiciones de robustez y consistencia” para continuar con su política cambiaria, en el marco de una “visión integral” que busca “atacar todos los objetivos de políticas macroeconómicas, incluyendo el de la inflación”.

En conferencia de prensa en Casa de Gobierno, tras participar de la reunión de gabinete económico, Guzmán dijo que “hoy tenemos condiciones de robustez y consistencia para continuar con la política cambiaria que venimos llevando a cabo”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hay un planeamiento definido y ejecución consistente, y es en esa ruta que planeamos continuar y con esa visión que se está diseñando la ley de Presupuesto 2022, una visión integral que busca atacar todos los objetivos de políticas macroeconómicas, incluyendo el de la inflación; una visión integral, no hipersimplista”, resaltó.

Según Guzmán, “se trabaja en políticas macroeconómicas y productivas para potenciar el crecimiento de la generación de divisas tanto por incremento de exportaciones como por la sustitución de importaciones”.

“Hoy tenemos condiciones macroeconómicas más robustas que las del año pasado y se puede continuar con la política cambiaria planeada”, reiteró.

Para el funcionario, “se ha avanzado en la estabilización cambiaria y se continúa en resolver los problemas que se generaron antes: la especulación financiera, los endeudamientos insostenibles, la falta de desarrollo productivo; problemas que estamos atacando y resolverlos es lo que hace falta para la estabilización cambiaria, y es lo que hemos venido haciendo. Un enfoque integral, no solo de estabilización cambiaria”.

Con relación a la inflación, recordó que “habíamos planteado que en marzo iba a alcanzar un pico y que a partir de entonces se iba a ver una reducción intermensual; esperamos que en julio la tasa de inflación sea mas baja que la de junio y que ese sendero continúe”.

“Tenemos una política monetaria consistente con la política fiscal, una política cambiaria consistente con la política fiscal y una política productiva que es parte de la política fiscal”, remarcó.

En ese sentido, mencionó que “en 2021 el Estado ha jugado un rol más activo en la recuperación económica pero también para sembrar mejores condiciones de desarrollo productivo en el mediano y largo plazo, aumentando la inversión en obra pública, construcción, innovación y desarrollo, en el fortalecimiento del sistema científico, educación, salud, inclusión social en el contexto difícil de pandemia, reduciendo el pago de las deudas”.