Tal como lo había hecho el año pasado con las retenciones al agro, el Gobierno Nacional volvió a hacer una transferencia millonaria a sectores concentrados de la economía. En este caso, la beneficiada es la industria exportadora, que recibirá una transferencia de 150 millones de dólares, según estimó el ministerio de Producción.

Para fomentar la competitividad de los productos argentinos, los exportadores reciben devoluciones impositivas que permiten abaratar los precios de las exportaciones. A partir de un decreto publicado este viernes en el Boletín Oficial, esta devolución aumentará para las exportaciones industriales “entre un 30 y un 80%”. Según comunicó el propio ministerio de Producción, esto “significa una reducción de impuestos de alrededor de U$S 150 millones para la industria exportadora”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Es importante tomar perspectiva. Hasta hace poco tiempo las exportaciones tenían un impuesto altísimo que era el desdoblamiento cambiario. Además de normalizar la macroeconomía, eliminamos las retenciones a las exportaciones industriales, lanzamos líneas de pre-financiamiento de exportaciones con el BICE y extendimos el plazo a 10 años para liquidar las divisas”, celebró el ministro Francisco Cabrera.

Por estos días, según el propio Gobierno, son alrededor de 10 mil las empresas exportadoras. El costo fiscal estimado –monto que el Gobierno dejará de recaudar- por esta medida es de 2.300 millones de dólares al año, lo cual contradice además el mandamiento del Gobierno de “bajar el déficit fiscal”. Sin embargo, el secretario de Industria Martín Etchegoyen apuntó: “Estamos decididos a recuperar mercados y aumentar la cantidad de empresas exportadoras”.

“Las alícuotas de reintegro a las exportaciones industriales estaban congeladas hace 15 años”, destacan desde el Gobierno. En ese sentido, la medida fue celebrada también por la Cámara de la Mediana Empresa (CAME). “Es un reclamo histórico de su sector industrial (…) Esto permite recuperar, de alguna manera, la carga impositiva nacional que ha sufrido importantes incrementos a lo largo de este período”, dijo Pedro Cascales, vocero de CAME y referente industrial. “La norma mejora el tipo de cambio sin afectar el valor nominal”, agregó.