Luego de un plenario de delegados realizado en la sede de Villa Lugano el titular de la UOM denunció la situación que atraviesan los trabajadores del sector. Según Antonio Caló “en los últimos tres meses se ha agravado la situación de acuerdo a los informes que nos suministran los secretarios generales de las distintas seccionales”.

En concreto, el dirigente explicó que “entre diciembre y enero fueron despedidos más de 1.100 compañeros y hubo 740 suspendidos”. Además precisó que “a eso, hay que sumarle el cierre de BGH en Tucumán, que dejó sin empleo a los últimos 50 compañeros”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ayer martes, además, se produjo una movilización al ministerio de Trabajo de la seccional de la UOM de Quilmes liderada por Francisco “Barba” Gutiérrez en respuesta a la presentación de un recurso preventivo de crisis por parte de la empresa Industrias Eléctricas de Quilmes (Indelqui) que compromete 120 puestos de trabajo más. El dirigente de la seccional reclamó una nueva audiencia con la presencia de representantes del ministerio de Producción “porque uno de los argumentos que tiene la empresa porque no genera mejora en la producción es producto de que viene con endeudamiento de estos últimos dos años a partir de la política de importación. La importación está generando cierres o peligros de cierre en las fuentes de trabajo.”

Según detalló Gutiérrez la cartera a cargo de Francisco Cabrera es responsable del levantamiento de 300 licencias no automáticas a partir de enero de 2018. Como resultado “productos de la industria metalúrgica como autopartes, eléctricas y demás, van a poder entrar sin ningún tipo de condicionamiento de importación y esto pone en riesgo no solo a Indelqui sino muchas otras fuentes de trabajo. Por eso rechazamos el cierre y queremos discutir la política industrial de importación.”.

Por su parte, Caló denunció que son las mismas empresas “las que están trayendo productos extranjeros”.

El líder de la UOM no descartó “la realización de una gran movilización de los metalúrgicos” para exigir un cambio de rumbo. Además se pronunció sobre el desarrollo de las paritarias que están próximas a su vencimiento: “a nosotros el 15% no nos sirve, pretendemos tener como sueldo lo que cuesta la canasta familiar, que hoy ronda los 17.000 pesos”.