En un nuevo intento del gobierno del Frente de Todos por contener la escalada de los precios minoristas, el ministro de Economía, Sergio Massa, encabezará el miércoles una mesa de negociación con las industrias de mayor peso específico en la formación de los valores que se pagan en góndolas y mostradores.

El encuentro está precedido por la histórica inflación de julio, que promedió el 7,4%, y por los pronósticos de agosto, que tienen un piso del 6%. También por la aplicación de la Ley de Etiquetado Frontal, que está vigente desde ayer, después haber sido largamente combatida por los lobbies empresarios.

Al titular del Palacio de Hacienda lo acompañarán el secretario de Comercio, Matías Tombolini, y otros funcionarios de esa cartera.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El sector privado ha elegido la reserva. Al cierre de esta nota, Tiempo pudo confirmar la invitación a Molinos Río de la Plata y a una importante multinacional, que en off adelantó que «será una agenda más bien proactiva» y «una primera reunión de varias para conversar sobre todos los temas productivos».

La presencia de Massa supone un intento del gobierno por levantar el nivel de institucionalidad de la convocatoria.

El reducido grupo de las firmas más influyentes del mercado ya pasó por las oficinas públicas, convocadas por los secretarios de Comercio anteriores a Tombolini. Tras esos encuentros, a los que además de Molinos asistieron Arcor, Unilever, Mondelēz, Danone, Mastellone Hermanos y Nestlé, se anunciaron compromisos, pero los resultados en materia de contención de los precios fueron nulos.

Desde el gobierno adelantaron que el objetivo es, a partir de las nuevas facultades de la Secretaría de Comercio en materia de importaciones, consultar a las empresas sobre sus necesidades de insumos para la producción. También se mencionó interés en el abastecimiento a los comercios en el marco de un «panorama general para trazar políticas hacia adelante».

Programa

En Comercio admiten que se tratará de una suerte de relanzamiento de Precios Cuidados: «El llamado tiene que ver con una mirada general de los precios vinculada al programa de referencia, pero con un panorama más amplio», definieron.

El último jueves, Comercio y la Secretaría de Agricultura anunciaron un acuerdo con las empresas lácteas y los supermercados que participan del programa oficial de precios. Se pactó una metodología para controlar el cumplimiento del abastecimiento de los volúmenes de leche en sachet a los que se habían comprometido las compañías en instancias anteriores.

El viernes también se firmó un convenio relacionado al fideicomiso con el que se subsidia el precio interno del trigo. Diez molinos se agregaron a otros diez que ya habían suscripto, y la versión oficial dice que se está preparando el ingreso de otras empresas para que crezca la oferta harina subsidiada. Desde que está vigente la medida, la industria panadera y otras, como la de los fabricantes de fideos, reclamaron al gobierno porque los molinos no les entregan la bolsa del insumo con el precio subsidiado.

Esta semana se convocaría a los industriales panaderos y a los productores de farináceos para dialogar sobre el precio de referencia, pero la fecha no estaba confirmada al cierre de esta edición.

Otra mesa que está pendiente es la del fideicomiso aceitero. Desde el Estado señalan que ese espacio tiene «otra complejidad», por lo que se prevé que el llamado demorará.

Agenda

Desde el sector empresario trascendió que existe una, leve expectativa con el aporte diferencial que podría hacer Massa en la negociación, fundamentalmente después de los guiños que realizó en su aparición del jueves en el Council of The Americas. Allí, Massa aprovechó la ocasión para repetir los ejes del ajuste que guían su gestión y también para dar señales de compromiso con el diálogo hacia afuera y dentro de la alianza gobernante.

El mismo día, el Indec difundió su informe de Precios Mayoristas, que promediaron 7,1%, a tono con los minoristas, lo que anticiparía que la tendencia alcista de los precios se mantendrá firme en agosto. El dato plantea un desafío todavía más robusto a Massa si se considera la situación de las clases medias y populares. «