El operario Gabriel Palermo, de 44 años, murió este miércoles en la planta de Siderar-Ternium que opera en la zona oeste de Rosario después de que quedar atrapado entre una grúa y una estructura en la que estaba trabajando. Así lo confirmó la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de esa ciduad al diario La Capital.

Antonio Donello, titular de la UOM Rosario anunció que la organización dictaminó 24 horas de duelo y detalló: “Estaba realizando unos arreglos, pero la grúa se movió por motivos que aún desconocemos y quedó aprisionado”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Con todo, el dirigente adelantó que promoverán una investigación porque “generalmente, suelen ir en pareja a hacer esas tareas y él estaba solo”. 

El intento de reducir el número de operarios por cuadrilla en tareas de mantenimiento ya es una política patronal recurrente. Ya se consagró en la emblemática reforma del convenio laboral para los petroleros de Vaca Muerta y ahora forma parte del plan anunciado por la patronal de Aerolíneas Argentinas y Austral.

El representante legal de la UOM Rosario, Pablo Cerra, declaró a La Capital que “los accidentes no existen, si ocurren es por una causa o porque fallaron un montón de situaciones”.

El 10 de agosto de este año se registró el fallecimiento de otro operario en la planta que Siderar opera en la localidad bonaerense de Ensenada. Se trató de Rubén Insaurralde de 29 años.

Ya en 2015 habían muerto dos operarios de Siderar en menos de un mes según denunció la UOM de San Nicolás. Uno de los casos, el de Claudio Nicodemo, también fue resultado de la reducción de las cuadrillas para el transporte de metal fundido de tres operarios a uno sólo.

Según datos de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, durante 2017 fallecieron 743 trabajadores en el marco de sus tareas laborales. Se trata de más de dos operarios por día. La estadística indica un crecimiento del 5% con relación al año 2016 aunque en 2015 habían muerto 798 trabajadores.