Por iniciativa de los partidos que integran el Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad decenas de organizaciones acordaron poner en la calle su reclamo contra el Fondo Monetario internacional.

El sábado 11 a partir de las 16 horas se movilizarán a la Plaza de Mayo en un reclamo que, en realidad, está dirigido al poder político nacional. Es que el texto de convocatoria, cuyos detalles se están ultimando en estas horas, exige al gobierno romper las negociaciones con el organismo multilateral y desconocer el pago de la deuda que consideran una estafa en beneficio de un grupo de especuladores y cuyo peso recaerá inevitablemente sobre la espalda de los trabajadores bajo la forma de un ajuste.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La iniciativa, a partir de un plenario abierto organizado en el Parque Lezama, ya logró reunir a decenas de nuevas organizaciones que van desde partidos de izquierda más allá del propio FIT-U, sindicatos y comisiones internas, organizaciones de Derechos Humanos y de defensa de los derechos de las mujeres y diversidades así como varias de las organizaciones piqueteras que conforman la Unidad Piquetera.

Por la capacidad de movilización que ya han exhibido esas organizaciones se espera una marcha que podría reunir un centenar de miles de personas.

Entre las organizaciones sindicales se encuentra el bloque de SUTEBA opositores entre los que destaca el poderoso SUTEBA de La Matanza. También serán de la partida la Unión Ferroviaria de la seccional Haedo, el Sindicato del Neumático, la Asociación Gremial Docente de la UBA y, entre otros, el sindicato docente porteño Ademys.

Por el lado de las organizaciones sociales participarán el Polo Obrero, Barrios de Pie, el Frente de Organizaciones en Lucha, el MTR 12 de abril, el Movimiento Sin Trabajo Teresa Vive, entre otras.

En el texto de convocatoria adelantan su rechazo al Plan Plurianual que “apunta a someter por décadas a todo el pueblo Argentino a tener como prioridad fundamental recaudar dólares para el pago de una deuda usurera, ilegítima y fraudulenta, en lugar de resolver los reclamos populares más urgentes”.

Para las organizaciones “la política de profundizar el ajuste supone también devaluaciones, tarifazos e impuestazos. Y un avance de la reforma laboral, sea mediante leyes, sea gremio por gremio. Se trata de una enorme transferencia de recursos desde los bolsillos del pueblo trabajador a las arcas capitalistas, la banca y el FMI mismo”.

Para quienes se movilizarán a la Plaza de Mayo la negociación apunta a honrar “un endeudamiento que alimentó la fuga de capitales, que ha llevado a que un monto igual o mayor que la deuda esté en los paraísos fiscales u otros destinos”. Más de fondo, aseguran que “la deuda es un mecanismo de dependencia, entrega, sometimiento y vaciamiento en favor de los intereses de la Banca y el gran capital y en contra de las mayorías populares. Es ilegítima, fraudulenta y un mecanismo de usura: más se paga, más se debe”.

Más adelante apuntan contra el gobierno nacional que “aunque esa plata fue a financiar la bicicleta financiera, reconocido hasta por el propio Macri, violando incluso las normas del Fondo Monetario y la legislación nacional, el gobierno de Fernández lo reconoció en bloque y avanza en un acuerdo para su refinanciación bajo las condiciones impuestas por el Fondo Monetario”.

Por último pronostican que “así como el canje de deuda del 2020 no implicó una vuelta de la Argentina a los mercados internacionales, el pacto con el Fondo no va a mejorar las condiciones de financiamiento para la economía argentina y menos aún a propiciar el crecimiento sino que agravará las condiciones de ajuste y entrega nacional”.

El propósito de la movilización es el de exhibir en la calle una posición disonante con relación a la deuda externa y el impacto que tendría en la economía su desconocimiento.

Uno de los dirigentes del Frente de Izquierda, el legislador Gabriel Solano del Partido Obrero señaló a Tiempo que “esta convocatoria va a ser una respuesta al acto del gobierno del 10 que busca encubrir el pacto con el FMI en el que coinciden plenamente con la oposición de Cambiemos y con los ´libertarios”.