Oficiales de la policía ingresaron a las instalaciones de la Obra Social del Poder Judicial en la calle Lavalle al 1600 por orden de la jueza María Capuchetti en búsqueda de información sensible.

A diferencia de otras obras sociales gremiales la entidad no está controlada por el sindicato de la actividad, la UEJN, sino por la propia Corte Suprema de Justicia que oficia de patronal en la justicia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En particular la estructura está bajo control y seguimiento del juez Juan Carlos Maqueda que designó como director de la OSPJN a Aldo Tonón.

La investigación fue promovida por el fiscal Carlos Rívolo que consiguió que el Expediente 5666/2021 fuera considerado por la jueza María Capuchetti titular del juzgado federal n° 5 que fue quien requirió la información enviando oficiales a las instalaciones con el propósito de determinar la presunta existencia del delito de malversación de fondos por parte de sus autoridades. Capuchetti había reemplazado a fines de 2019 en ese cargo al fallecido Norberto Oyarbide y también resultó. La jueza también instruye en la causa por el presunto “vacunatorio vip” instalado el las oficinas del ministerio de Salud y el Hospital Posadas.

Fuentes del lugar señalaron que se trató de un allanamiento y que los policías “ingresaron a revisar computadores de las áreas de Compras y Licitaciones y la Dirección General. Las autoridades, sin embargo, aseguran que, en realidad, dieron respuesta a una orden de presentación y un requerimiento de información y que están colaborando con la fiscalía.

La investigación busca determinar la existencia de un padrón de presuntos “afiliados vip” que accederían a prestaciones de mayor costo negadas para el común de los afiliados violentado el carácter solidario de las obras sociales y, además, la posible existencia de afiliados a la obra social que no pertenecen al Poder Judicial. Por último están bajo la mira licitaciones millonarias a una empresa de orígen Cordobés.

Aldon Tonón, además, está bajo la mira de los gremios por denuncias de persecución sindical. Según denuncian sectores opositores de la UEJN con el apoyo de diversos sindicatos judiciales de orden local e internacional, el delegado de los trabajadores de la Obra Social y congresal por la minoría, Francisco Estrella Gurtiérrez, con la excusa de la pandemia, fue trasladado por las autoridades de la entidad desde un edificio donde trabajaban un centenar de trabajadores que representaba a una sede donde se desempeñan apenas tres empleados en un claro intento de entorpecer las tareas de organización gremial. El traslado, además, lo inhabilita explícitamente a desarrollar actividad sindical en horario laboral en la sede central de la Obra Social donde fuera electo.