Organizaciones sociales, políticas y gremiales protestaban esta tarde frente al Congreso Nacional en rechazo del proyecto que avala el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el marco del debate de la iniciativa en el Senado.

La concentración se llevaba a cabo desde las 16 frente al Palacio legislativo, que amaneció vallado como parte de un operativo de seguridad que busca prevenir los incidentes que se produjeron la semana pasada en ese lugar cuando Diputados inició el tratamiento del proyecto de acuerdo con el organismo de crédito que obtuvo media sanción.

Una importante columna del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) se ubicó en Rivadavia, mientras se aguardaba la llegada del resto de los partidos y organizaciones nucleadas en el Frente de Izquierda-Unidad (FIT-U) que convocaron a la protesta, como el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), el Partido Obrero, e Izquierda Socialista (IS).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Se movilizaban también las agrupaciones sociales nucleadas en el bloque «Unidad Piquetera» que encabeza el Polo Obrero.

«Por meses hacían show, peleándose en las cámaras, pero finalmente el Frente de Todos (FdT) y Juntos por el Cambio (JxC) ratifican un nuevo ajuste al pueblo trabajador, convalidaron la deuda trucha de Macri, y se preparan para volver a votar esta estafa en el Senado», señaló a través de un comunicado Vilma Ripoll, dirigente del MST.

Otras organizaciones como la Federación Nacional de Trabajadores, de la CTA autónoma; Izquierda Latinoamericana, Poder Popular, la Tupac Amaru, Todos Somos Patria, Surge, Patria Justa, y CTD Aníbal Verón, también aportaron gruesas columnas a la protesta.

A la plaza llegaron además expresiones como el Frente de Organizaciones en Lucha; Marabunta; Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social; Frente Popular Darío Santillán; Federación de Organizaciones de Base; Igualdad Social, entre otras.

El rechazo al proyecto que avala el acuerdo de refinanciamiento de la deuda con el FMI tomada por el gobierno de Mauricio Macri se hizo sentir desde esta mañana en diversas protestas, con cortes de tránsito en avenidas y puentes de accesos a la Capital Federal, por parte de otras organizaciones sociales, políticas y gremiales.

Desde minutos después de las 10, militantes y dirigentes de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y de la CTA-Autónoma se concentraron al pie del Puente Pueyrredón que da a la avenida Mitre, en la localidad bonaerense de Avellaneda, donde el tránsito fue interrumpido en sentido a la Ciudad de Buenos Aires.

La jornada de protestas -que se desarrolló bajo la consigna «100 ollas populares contra el acuerdo con el FMI»- fue impulsada además por la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), empresarios PyMES para el Desarrollo Nacional; la Organización Libre del Pueblo (OLP); el Manifiesto Argentino; FeTeRA; Unidad Popular (UP); Soberanxs; PTP- PCR; Causa Nacional; PC; FIPCA y Grupo Bolívar, entre otros.

En esa manifestación se reclamó que «la deuda fraudulenta con el FMI» -contraída durante el Gobierno de Macri- «la paguen los que se la llevaron».

La protesta se concretó además en las inmediaciones del Puente Saavedra (Vicente López), Triángulo de Bernal (Quilmes), Cruce Varela (Florencio Varela), bajada Autopista Berazategui; Ruta 23 y Gaona (Moreno); Ruta 36 y 520. (La Plata); Puerto de Buenos Aires y Ruta 3 y Salvigny (La Matanza).

También hubo ollas populares en distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires y en el interior del país.

La jornada de protesta tuvo como consigna «decirle no al FMI, la deuda es con el pueblo y que es urgente resolver las emergencias de los sectores populares y el conjunto de los trabajadores», señaló la CCC en un comunicado.

En su convocatoria, las organizaciones señalaron la necesidad de «impulsar la suspensión e investigación de la deuda fraudulenta» para que «la paguen los que se la llevaron, los que se fugaron cada dólar de esa estafa, que usaron ese dinero para favorecer los negociados de los amigos de Macri y fugaron el dinero al exterior apostando a la timba financiera por sobre los intereses del pueblo» y concluyeron: «Para nosotros y nosotras las deudas se pagan, las estafas no».