Los enviados del Fondo Monetario cerraron una semana de visitas a autoridades, dirigentes empresarios y sindicales para sondear las perspectivas de la economía pospandemia. Julie Kozack, directora del Departamento para el Hemisferio Occidental, y Luis Cubeddu, jefe de misión para Argentina, se entrevistaron con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce. También con la cúpula de la UIA y de la CGT, entre otros. Al cierre de esta edición se preparaban para volver a Washington.

La discusión por los U$S 44 mil millones que empiezan a vencer en 2021 quedó para una segunda visita en noviembre. Por ahora, los representantes del Fondo se limitaron a palpar el panorama in situ y ver si los pronósticos del Presupuesto 2021 son razonables. “No estamos llegando a la Argentina con la idea de ajustar más el gasto”, dijo Kristalina Georgieva, la directora gerente del FMI (foto).

Trascendió que los visitantes preguntaron por el cepo cambiario y la brecha entre el dólar oficial y el paralelo. A pesar de que esa diferencia llega a 115%, en la City creen que las autoridades buscarán evitar una devaluación. Así lo expresa el Relevamiento de Expectativas de Mercado que publicó el Banco Central: las consultoras, centros y bancos encuestados creen que el dólar cerrará en diciembre a $ 83,80. En cambio, prevén una aceleración de la inflación, que terminaría en 36,9% este año y en 47,5% el próximo, unos 18 puntos por encima de la previsión oficial. «