La resolución del Banco Central conocida el lunes y que endurece las restricciones para el acceso de dólares para la importación sigue impactando en los mercados paralelos de divisas. El denominado dólar blue escaló hoy ocho pesos adicionales a la suba que había registrado durante la jornada del lunes para cerrar por encima de los $240.

Los dólares financieros que operan a través de acciones que cotizan paralelamente en la bolsa de Buenos Aires y de Nueva York y que resultan uno de los recursos que tienen las empresas para nutrirse de divisas también mostraron un raid alcista durante ambas jornadas. El Contado con Liqui (CCL) cerró por encima de los $250 mientras que el MEP lo hizo en $243. De este modo la brecha con el dólar oficial mayorista se ubica en torno del 100% para el CCL y del 94% para el MEP.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El oficial minorista, sin embargo, cerró en $130 con una suba de apenas un 0,05% en la jornada. El denominado dólar solidario, de esta forma, escaló hasta los $214 plasmando una brecha del 13% con el paralelo. Esta situación podría reanimar la operatoria conocida como PURE que consiste en comprar dólares en el mercado oficial para liquidarlos en el paralelo obteniendo una rentabilidad superior al 10% en minutos.

La medida coincide con el cobro del aguinaldo de numerosos asalariados que podrían volcar esos ingresos extraordinarios a la demanda de dólares oficiales para ahorro o para financiar el PURE sumando mayor presión a las reservas del BCRA y, por esa vía, a la cotización oficial.  

La decisión del BCRA que puso un tope a la financiación de importaciones por hasta un 5% más que en 2021 podría obligar a las empresas a financiar parte de sus insumos importados mediante créditos en el exterior (por ejemplo con sus casas matrices) o, en su defecto, a través de los mercados paralelos. Esa sola presunción sumó demanda a esos mercados que dispararon su cotización.

La sola resolución del BCRA tendiente a restringir la demanda de dólares para la importación indica las dificultades  de la entidad a la hora de acumular reservas y la preocupación del equipo económico que debe cumplir la meta de sumar U$S5.800 millones pautada con el FMI. De hecho, si bien entre el lunes y el martes la entidad logró comprar U$S 400 millones, en lo que va del año exhibe un saldo positivo de apenas U$S 700 millones. Una cifra exigua comparada con los U$S 6.400 millones que habían podido adquirir en el mismo período de 2021.

El reforzamiento de las restricciones representa una nueva señal que abona a la presunción de una posible devaluación del tipo de cambio.

Las turbulencias en el mercado de divisas impactaron también en el mercado de deuda en el que la cotización de los bonos en moneda extranjera siguió a la baja con una caída del 5% y el riesgo país se disparó por encima de los 2.500 puntos. Esos valores, a la vez, dan cuenta de la dificultad que tendrán las empresas para financiar sus importaciones mediante créditos al exterior.