A la protesta de los productores de manzanas y peras en Plaza de Mayo días pasados, y una posible movida similar de los lecheros, se les puede agregar un tercer sector: los citricultores.

“O dejamos de existir o agarramos las naranjas y mandarinas, hablamos con los colegas de la Federación del Citrus y nos vamos a la Plaza de Mayo a repartir frutas como última medida”, advirtió en declaraciones a la prensa de Entre Ríos el director ejecutivo de la Cámara de Exportadores de Citrus del Noreste Argentino (Cecnea), Mariano Caprarulo. “Pero es tristísimo tener que llegar a tal extremo. A mí me da lástima ver a los productores, gente de trabajo, en la plaza repartiendo manzanas, porque nadie les da apoyo”, agregó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El dirigente citrícola se quejó porque “todo el mundo se llena la boca con las economías regionales y dice que se tiene que exportar, pero a los exportadores nadie los cuida, y al no cuidarlos tampoco cuidan el mercado interno, porque estamos todos peleándonos por vender una naranja o una mandarina en un mercado totalmente deprimido”. Y cargó contra funcionarios nacionales: “En febrero nos recibió el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Negri. Después nos recibió el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, cuando fuimos con el gobernador, Gustavo Bordet, y nos prometió que nos iban a prestar $ 100 millones por un año, para que pudiéramos exportar $ 1.500 millones, que eran muy importantes para la región, para la actividad económica, para la mano de obra. Pero no se hizo nada, no pasó nada”. 

Según cifras de Cecnea, el sector sufrió en los últimos años una pérdida de alrededor de 60 millones de dólares. Lo atribuyen a “la presión tributaria, los problemas climáticas, la competencia de países exportadores e importadores con devaluaciones serias”. Actualmente, los citricultores tienen un costo de producción superior a los dos pesos por kilo, mientras que reciben alrededor de un peso y medio por cada kilo elaborado.

El otro sector que evalúa protestar en Plaza de Mayo entregando gratis su producción es el de los lecheros. El vicepresidente de la Asociación de Lecheros, Juan Manuel Otero, le pidió al Estado “regular” la actividad ante la crisis que atraviesan. Y aseguró que preparan el reclamo frente a Casa Rosada para el 7 de septiembre, cuando regalarán sachets de leche. Buscan el objetivo de “tratar que la gente entienda un poco” la situación del productor, que actualmente cobra $ 4 por un litro de leche, inferior a los casi seis pesos que les cuesta la producción. En la góndola el consumidor la paga entre 18 y 20 pesos.