Cuando parecía que el acuerdo entre las seis cámaras metalúrgicas y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) ya estaba encaminado, estalló la bronca dentro del sindicato que comanda Antonio Caló. La consecuencia fue que la directiva gremial dio por caído el acuerdo y advirtió a sus afiliados que mañana deben cobrar la primera quincena de abril “al cien por cien de los salarios”, según una exhortación que circuló ayer por la red de WhatsApp, atribuida a Francisco “Barba” Gutiérrez.

Este resultado generará un problema entre el sindicato y el conjunto de la industria del metal que verá cómo Techint avanza con un acuerdo propio de suspensiones y rebaja salarial (ver aparte). Se sabe, entre las empresas se considera “competencia desleal” que una de ellas logre una reducción salarial mientras que el resto no alcanza el mismo objetivo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el audio, se escucha la voz de Gutiérrez explicando las razones de la caída del acuerdo. El sindicalista recuerda que “veníamos hablando el acuerdo proyectado con las cámaras empresarias y la UOM para ver cómo se encaraba el mes de pandemia y la posibilidad de un plan de emergencia con suspensiones”. Luego, agrega que “no hubo acuerdo, no se firmó nada ni se va a firmar nada”. Gutiérrez explica que la patronal reclamaba una rebaja salarial del 70% sobre el neto que cobra cada trabajador suspendido. “Nos hemos opuesto, no estamos de acuerdo”, asegura en ese audio.

Y concluye: “El que no pague tendrá que soportar las denuncias y la pelea que le vamos a hacer”.