El total de negocios con soja en la plaza local desde la entrada en vigencia del programa de incremento exportador, que fija un dólar a $ 200 para las exportaciones de la oleaginosa en septiembre, alcanzó a 3,1 millones de toneladas, informó este jueves la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Según el Departamento de Informaciones y Estudios Económicos de la entidad, este miércoles se anotaron en la plataforma electrónica SIO-Granos negocios con soja por un millón de toneladas, incluyendo tanto contratos de compraventa nuevos como fijaciones de operaciones concertadas antes del 7 de septiembre, excluyendo anulaciones.

«Con ello, el total de negocios con soja en la plaza doméstica desde la entrada en vigor del Programa de Incremento Exportador asciende a 3,1 millones de toneladas», destacó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En las operaciones de ayer, los principales rubros en volumen de registración fueron los contratos nuevos de compraventa concertados el mismo miércoles, con 417.600 toneladas.

El valor promedio de esas operaciones fue de $ 68.840, con una leve retracción de 1% respecto al valor promedio negociado el día anterior.

En segundo lugar, estuvieron las fijaciones de operaciones concertadas con anterioridad al miércoles por 252.000 toneladas, a un valor promedio de $ 68.466 por tonelada.

Con relación a los negocios pactados en dólares, los contratos de compraventa de soja concertados registraron un valor promedio de US$ 382 por tonelada, por un volumen de 5.720 toneladas; en tanto que se anotaron fijaciones por 45.670 toneladas a un valor promedio de US$ 359/t.

En su informe previo, la BCR había indicado que las operaciones de compraventa y fijaciones de soja registradas el martes alcanzaron un volumen de 1,34 millones de toneladas y acumularon en los primeros días de la semana 2,13 millones de toneladas.

El domingo, el ministro de Economía, Sergio Massa, anunció la aplicación de un tipo de cambio de 200 pesos por dólar para las exportaciones de soja hasta el 30 de septiembre, una medida acordada con los principales complejos exportadores, que se comprometieron a vender soja y productos derivados por, al menos, 5.000 millones de dólares.

La medida, que tiene como objetivo para el Gobierno acumular dólares y reforzar las reservas del Banco Central, entró en vigencia el lunes a través de la publicación en el Boletín Oficial del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 576/2022.

«Este programa es de adhesión voluntaria, no es obligatorio», explicó Massa, quien agregó que «el objetivo es poner incentivos sobre la mesa a partir de un esfuerzo que hace el Estado nacional y de un reconocimiento en el precio para el productor de manera simple, sencilla y transparente».