Un grupo de pequeños productores y trabajadores de la yerba mate emprendieron este martes por la mañana viaje hacia Plaza de Mayo, en la ciudad autónoma de Buenos Aires, donde tienen previsto realizar un “yerbatazo” este jueves y viernes, que consistiría en regalar 30 mil kilos de yerba mate y explicar a los consumidores la situación que atraviesa el sector en Misiones.

El director suplente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) en representación de los productores y vicepresidente del APAM, Cristian Klingbeil, confirmó que “un grupo importante salió hoy hacia Buenos Aires”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Por su parte, Julio Petersen, titular de la Asociación de Productores de Zona Norte, y productor yerbatero de Misiones, informó: “vamos a armar en Plaza de Mayo el campamento para distribuir la yerba y el jueves a las 9 de la mañana comenzamos el yerbatazo”.

«Queremos visibilizar el reclamo y explicar nuestra situación a los consumidores, necesitamos una respuesta ahora», señaló Petersen.

Pese a que el viernes pasado el gobierno provincial había acordado el levantamiento de la protesta con un centenar de tareferos de la zona productoras de Oberá, otros sectores de la producción continúan con la protesta y los cortes de ruta.

Hoy se registraron manifestaciones sobre la ruta nacional 14 y ruta provincial 27, frente al acceso del establecimiento yerbatero de las Marías; otro de los cortes se registró sobre la ruta nacional 12.

Por su parte, el vicegobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, había señalado ayer que «la llave para solucionar los conflictos la tiene el INYM, pero desde la administración provincial estamos haciendo los esfuerzos necesarios no sólo para liberar las rutas sino también para lograr la solución definitiva».

Herrera Ahuad confió en «lograr una tregua hasta que el Instituto anuncie las medidas que reclaman los productores y tareferos, que son legítimas pero que requiere trabajo en conjunto».

Unos de los principales reclamos de los productores yerbateros es que los molinos no cumplen con el pago de $5,1 por kilo de hoja verde que laudó el INYM y que pagan con cheques a plazos que van de 30 hasta 300 días.