En una iniciativa conjunta entre las Juntas Internas del INDEC y de la Secretaría de Agricultura Familiar los trabajadores de ambos organismos montaron desde temprano una feria en las puertas del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos ubicado en la Diagonal Sur y Perú a pocos metros de la Plaza de Mayo.

Allí ofrecieron mercadería producida por los pequeños productores rurales nucleados en la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) a un precio de $10 el kilo para diferentes productos agrícolas con el propósito de visibilizar la problemática del sector y, al mismo tiempo, denunciar el retraso salarial que sufren los trabajadores en general y los estatales en particular con relación a la inflación. Allí se repartieron bolsas de tela ecológica con la leyenda “me sobra mucho mes al final del sueldo”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La fecha elegida no fue fruto de la casualidad. Coincidió con la difusión del dato de inflación que el organismo dio a conocer ayer y que arrojó una suba de precios del 6,5% para el mes de septiembre y un acumulado de 32,4% en lo que va del año.

En el marco de la actividad que concitó la atención y participación de un gran número de transeúntes, Raúl Llaneza, delegado general de ATE-INDEC señaló a este diario que “un día después de que se difunda la inflación más alta del año, los trabajadores de ATE INDEC, de la Secretaría de Agricultura Familiar y la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), hicimos un feriazo en defensa del salario y la fuente de trabajo. Creemos necesario el mayor grado de unidad desplegando, en la acción, la unidad de clase para defender el salario.”.

La actividad duró apenas unas pocas horas porque los productos se agotaron rápidamente ante la demanda del público.