Los trabajadores de la Salud del Hospital pediátrico Garrahan llevan adelante un paro por 48 hs este martes y miércoles en reclamo de un incremento salarial del 50% “de una sola vez”, el reconocimiento del régimen laboral de insalubridad y el pase a planta de todos los contratados.

La medida, según la Junta interna de ATE, tuvo un alto acatamiento e involucró a personal médico y no médico. Al mismo tiempo apuntaron contra el Consejo de Administración del Hospital que, aseguran, “pretenden aterrorizar con descuentos y sanciones disciplinarias”. A la hora de convocar a la medida que incluyó un acto y un corte de calle, los delegados aseguraron que “esta bravuconada ilegal e inconstitucional solo echa más leña al fuego del conflicto, en vez de aportar a su solución”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Es que, aseguran, “el personal de salud del Garrahan explotó de hartazgo tras soportar la peor crisis sanitaria en décadas sin recibir un mínimo reconocimiento. Cínicamente, los funcionarios puestos a dedo que parasitan más de dos millones de pesos mensuales del erario público en solo cinco sueldos afirman respetar “el derecho a huelga”.

«Necesitamos que la ministra Vizzotti nos abra un canal de diálogo. Rechazamos además las amenazas de sanciones antes los paros, hechas por el Consejo de Administración, porque nuestros reclamos están amparados por ley. No queremos cuotas en los pagos, exigimos recuperar lo perdido en 2020, que el pago adicional de 22.500 pesos se pague sin discriminaciones, y que el salario inicial llegue a 99.000 pesos», expresó al respecto la licenciada Norma Lezana, presidenta de la Asociación de Profesionales y Técnicos del Hospital Garrahan (APyT).

«Nuestro salario perdió un 60 por ciento durante la gestión macrista. Y el año pasado durante la pandemia solo tuvimos un aumento del 7 por ciento, durante todo el 2020. Luego llegaron cuotas que completaron un 25 por ciento, cuando la inflación fue del 50. Y este año otra vez la oferta es en cuotas, y la verdad que los aumentos en cuotas -ante una inflación tan desmesurada- hacen que el salario vaya perdiendo día a día el poder de compra. Los aumentos deben ser retroactivos. No estamos pidiendo aumento de salario, estamos pidiendo que el salario mantenga un valor a través del tiempo para poder comprar según las necesidades básicas que tenemos todas personas que trabajamos», agregó Lezana.

Sobre el mediodía del martes se realizó un acto que comenzó en la puerta del Hospital de la calle Combate de los Pozos y que, ante la nutrida presencia de trabajadores, se trasladó a la avenida Vélez Sarsfield donde se realizó el corte. Allí trajeron su solidaridad representantes de otros hospitales, sindicato y dirigentes de los partidos de izquierda que conforman el FIT-U.

En diálogo con Tiempo Argentino, uno de los delegados de la Junta Interna de ATE Garrahan, Alejandro Lipcovich, contó que “el paro durará hasta las 7 de la mañana del jueves. Viene agrupando a los más diversos sectores: las salas de enfermería, cuidados intermedios, moderados y terapias intensivas y también las áreas técnicas con personal de farmacia, hemoterapia, imágenes y laboratorio”. Pero además, explicó, “se han sumado compañeros médicos y médicas de áreas como hepatología, neuro y terapias además de los trabajadores de mantenimiento y los administrativos”.

El delegado ratificó que “el reclamo es por salario y condiciones de trabajo y surgió como resultado de la confluencia de un sector autoconvocado del quirófano e instrumentación quirúrgica que comenzó con una medida a principios de junio y confluyó con la junta interna de Ate que planteó extender ese primer paro a todo el hospital. Así, ya incluyó varios paros en todos los turnos y los fines de semana con los franqueros que son los que están en peores condiciones con jornadas que llegan a las 14 horas sin el descanso que contempla la Ley de Contrato de Trabajo”.

Para Lipcovich “es importante que la población sepa que se trata de un Hospital co-administrado entre Nación y Ciudad. Nación, es decir el gobierno de Alberto Fernández, aporta el 80% del presupuesto y cuatro de los cincos miembros del consejo de administración. El resto del presupuesto lo aporta Ciudad al igual que el quinto consejero. Estos consejeros, que se llevan sueldos de más de dos millones de pesos, han coincidido en estas paritarias a la baja y también en el ataque al derecho de huelga cuando el viernes anunciaron descuentos y sanciones contra quien parara. La respuesta de los trabajadores fue un gran paro el domingo y hoy (por el martes) estamos en un gran paro”.

La Junta Interna mediante un comunicado polemizó con la carta que envío el Consejo de Administración al personal del hospital en la que hacen alusión a no afectar “la calidad de atención” y no incurrir en el “abandono de persona”.

Para los delegados “es cinismo al cuadrado: ¿o acaso se preocupan por la “calidad” cuando el gobierno redujo el presupuesto de salud para 2021? ¿No es obvio que se afecta la “calidad de atención” si el personal está mal pago, tiene dos o tres trabajos o se mata haciendo módulos para llegar a fin de mes? ¿Se habrán dado cuenta de que no hay “calidad” posible con trabajadorxs expuestos a condiciones insalubres sin paliativo alguno? ¿No notaron que la gente está harta de maltratos, manoseos, cuotas y bonos miseria que no se cobran? ¿Los nuevos contratos basuran mejoran la “calidad”?”.

Por último recordaron que “respecto del “abandono de persona” no es novedoso. Oportunamente lo plantearon en la huelga de 2005 y fue refutado categóricamente en un fallo judicial. No hay abandono de persona cuando no se toma servicio ejerciendo el derecho de huelga”.