Ante el aumento del precio de los alimentos de los últimos meses, el presidente Alberto Fernández lanzó una advertencia a los productores, en particular de la carne, que venden en el mercado local a precios internacionales.

“Yo necesito que ellos exporten porque necesito dólares que entren. Pero lo que no pueden es trasladar a los argentinos los precios internacionales porque no producen en precios internacionales”, señaló y adelantó, en una entrevista con Página 12: “Si no lo entienden, me obligan a resolver el problema y no pueden hacerse los desentendidos”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En ese sentido, el presidente analizó que el Estado “sólo tiene dos canales para resolver el problema, dos herramientas que preferiría no usar: subir las retenciones o poner cupos. Y no hay mucho más tiempo para que decidan”.

Ante el aviso, las patronales del campo que integran la Mesa de Enlace pusieron el grito en el cielo y este lunes mantendrán una primera reunión para analizar su estrategia y el impacto que podría tener una medida de fuerza si se confirma la decisión del gobierno.

“Acaso no le quedó claro al actual presidente Alberto Fernández, y entonces jefe de Gabinete en la crisis del 2008, que los productores no tienen capacidad real de influir en el precio final que pagan los consumidores por los alimentos”, cuestionó Carbap en un comunicado difundido horas después de conocerse la entrevista y anunció que este martes se reunirá su Mesa Ejecutiva para avanzar con medidas de fuerza.

La organización aseguró que los productores no son formadores de precios y señaló que el gobierno “vuelve a colocar a los productores agropecuarios como enemigos necesarios para una lucha que revitalice una épica electoral anacrónica y perimida”.

En la misma línea se manifestaron los voceros de la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA) y las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Carlos Vila Moret, vicepresidente de la Sociedad Rural, consideró preocupantes los dichos del presidente “porque desconocen la dinámica de la formación de precios y parten de una mirada prejuiciosa en la que el campo y los productores somos siempre los culpables”.

“Los productores no somos formadores de precio ni en la carne, ni en el pan ni en ninguno de los productos de la “mesa de los argentinos”, y la incidencia de la materia prima en el precio final es mínima”, agregó.

“Hay que resaltar que quien tiene la mayor proporción es el Estado porque lo que más pesa es el paquete impositivo”, manifestó Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Carlos Achetoni, presidente de la FAA, aseguró que aumentar las retenciones en este contexto “es poner en situación de repensar y desalentar al sector productivo para las próximas campañas”.