Las organizaciones de izquierda que integran la Unidad Piquetera (UP) llegaron este martes al Ministerio de Trabajo tras concentrar y movilizarse desde las inmediaciones de la cartera de Desarrollo Social, para exigir que el «Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) supere a la inflación» y por «un salario acorde a la canasta básica familiar».

De acuerdo a lo anunciado por los organizadores de la protesta, desde las 13 las organizaciones piqueteras se concentraron en la sede de la cartera que conduce Victoria Tolosa Paz para luego dirigirse a la sede de la cartera de Trabajo, ubicada en la porteña avenida Leandro N. Alem al 600, en el marco de la sesión del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Frente a Desarrollo Social, los manifestantes reclamaron por un «aumento de los montos de los planes sociales», de asistencia alimentaria para los comedores comunitarios y de herramientas para los emprendimientos productivos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La protesta provocó desde el mediodía largas demoras para el tránsito vehicular sobre la Avenida 9 de Julio, entre la Avenida Belgrano y Moreno y por la tarde, se interrumpió el Metrobús en la intersección de la Avenida Alem y Viamonte.

A las 16 comenzó la sesión del Consejo del Salario y se espera que los manifestantes permanezcan concentrados frente a la cartera de Trabajo hasta que finalice el plenario.

«Hoy primero vimos el partido (de la Selección argentina de fútbol en el Mundial de Qatar), hinchamos por la Argentina, pero ahora vamos a hinchar por salarios dignos, por encima de la inflación, porque el salario mínimo no puede estar por debajo de la línea de pobreza», dijo a la prensa el dirigente del Polo Obrero (PO), Eduardo Belliboni.

En ese sentido, agregó que «es claro que con una inflación de casi el 10% en alimentos, lo único que queda en Argentina es organizarse para luchar. No es lo que hacen la CGT ni la CTA».

Además del PO, integran la UP el MTR-Votamos Luchar, CUBA-MTR, Movimiento Barrios de Pie, el Bloque Piquetero Nacional, la Agrupación Armando Conciencia y la Organización 17 de Noviembre, el MTR Teresa Rodríguez, una facción del FOL y el Movimiento Territorial Liberación (MTL-Rebelde).

También forman parte de la Unidad Piquetera la Coordinadora por el Cambio Social, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), la Federación de Organizaciones de Base (FOB) y el Movimiento Barrial de los Trabajadores (MBT).

Por su parte, la dirigente de la organización política Libres del Sur, Silvia Saravia, opinó que «con un salario mínimo cada vez más lejos de la canasta de pobreza, y con más del 50% de la población activa en situación de precariedad laboral, el Gobierno insiste en profundizar un ajuste sobre los que menos tienen».

«Este ajuste se ve claramente en las dilaciones en las entregas de alimentos para comedores y merenderos, y en las demoras de varios meses en la llegada de herramientas para los espacios del Potenciar Trabajo», dijo Saravia.

En tanto, Marianela Navarro, delegada nacional del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), sostuvo que «la pérdida del poder adquisitivo es total y la inflación impacta directamente en el precio de los alimentos de primera necesidad».

«Exigimos que el Salario Mínimo Vital y Móvil supere a la inflación y que este partido sí lo ganen todos los trabajadores y trabajadoras argentinos», sostuvo Navarro.

En este mismo sentido, la referente del MST-Teresa Vive, Mónica Sulle, expresó en declaraciones a la prensa que «este mundial es nuestro, salarios versus inflación, en esta pelea estamos todos».

«Estamos nuevamente en las calles librando una batalla que es importante para los trabajadores, queremos un salario acorde a la canasta familiar», sostuvo Sulle.