Niña mamá, el documental de la realizadora Andrea Testa sobre jóvenes mujeres gestantes, ya está disponible en la plataforma Cine.ar. Registrado íntegramente en los hospitales públicos bonaerenses Dr. Carlos Bocalandro de Tres de Febrero y Paroissien de La Matanza, la película exhibe los testimonios de las niñas y adolescentes que día a día se acercan a esos centros de salud para parir o buscar atención después de haber realizado abortos inseguros y clandestinos (el material del documental testimonia experiencias previas a la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, IVE).

A poco de su estreno, la exhibición del filme se vio interrumpida por la pandemia. “Siento que esta película es como una revancha para todos los que participamos de ella”, cuenta la directora. “Previo al aislamiento, sólo tuvimos unas pocas funciones y luego vino el cierre general. Pero ahora, esta propuesta cinematográfica que plantea reflexionar sobre una problemática honda y social, vuelve a estar disponible, vuelve a su lugar, que es el de la exhibición”, aclara Testa sobre la producción que representa su tercer trabajo cinematográfico.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A nivel internacional, Niña mamá participó de distintos festivales en los que cosechó una gran aceptación. Ahora, el film tiene otra chance de ser visto por el público local. “El cine documental, para mí, es un espacio de encuentro y de conocimiento de otras realidades que nos circundan”, reflexiona Testa. “Para este nuevo trabajo quise poner la cámara en las juventudes de nuestro país, y el territorio fue el conurbano bonaerense.Elegí hacer foco en el embarazo adolescente en los sectores populares. Según estadísticas e informes, esa es una realidad que conocemos. Pero yo quería saber qué había detrás de las cifras, y ahí aparecieron jóvenes mujeres con miedos, particularidades y deseos, que quería retratar”, amplía la realizadora.

En ese contexto hospitalario, la cámara deja testimonio de la traumática experiencia de niñas luego de parir, o que se encuentran en riesgo debido a la práctica de abortos clandestinos. Todas en pleno proceso de identificación con el nuevo rol que socialmente se espera que asuman. “Decidí filmar en hospitales públicos porque me parecía importante ver si las políticas de Estado llegan, y cuánto falta para garantizar todos los derechos humanos, no sólo los que se vinculan con la salud sexual y reproductiva”, sigue Testa. “De esa forma, una película como Niña mamá comienza a tener esta corporalidad, y lo mejor fue captar las historias que transitan a diario la dinámica de los hospitales”, agrega la directora.

Pero para llegar a conocer mucho de lo que cuenta Niña mamá en pantalla, primero fue necesario un gran trabajo de campo, situación que Testa recuerda como una instancia vital de su película: “Hicimos un gran trabajo de investigación que nos permitió alcanzar todo lo que vino después. Creo que lo más fuerte que nos pasó en ese contexto fue la posibilidad de observar y comprender intuitivamente cuál era el lugar posible para hacer esta película. Esta no era una película que denuncia la violencia obstétrica. Lo mío pasaba más por estar, por tener un acercamiento con las jóvenes: lo que buscábamos en la película era eso.”

En cuanto al equilibrio de todos estos factores, la realizadora señala que investigó para conocer qué lugares podían ofrecer una perspectiva integral y feminista sobre la problemática del embarazo adolescente. Más allá de la atención en sí misma, Testa buscaba registrar “algo que se vinculara con el cuidado, con la escucha, la palabra, con el poder ejercer o intentar respetar derechos. Creo que encontramos espacios donde las chicas eran sujeto de derecho y no objeto de atención”.

Sobre el lugar central que tienen las instituciones de salud en el documental, la directora afirma que el proceso para llegar a filmar in situ fue largo, si bien resultó un gran aprendizaje. “Afortunadamente, los equipos de trabajo de cada hospital nos abrieron sus puertas de la mejor manera. Todo lo que sucede en la película es lo que pasa día tras día en la vida de los equipos de salud, y ellos son los que en definitiva abrieron las puertas para que nosotros trabajásemos tomando imágenes”, resalta Testa. “Cuando les presentamos la idea de la película pudimos primero tener la autorización de los hospitales y luego fuimos conociendo a los profesionales que trabajan ahí. Luego vino la otra etapa, la de conocer a las chicas que son las protagonistas de la producción. Más allá de eso, ahora le toca a la gente sacar las conclusiones de todo nuestro trabajo”.



Niña mamá.
Una película de Andrea Testa. Guión: Francisco Márquez y Andrea Testa. Duración: 66 minutos. Disponible en CineAr