El Ministerio de Cultura de la Nación, junto con un grupo formado por diversos actores provenientes del mundo de la música, aprobó un protocolo para el comienzo de la actividad musical en el contexto de la pandemia de coronavirus.

Por medio de dos encuentros se estableció “el compromiso de fortalecer las acciones de prevención y seguridad y la necesidad de contribuir a definir las pautas y las condiciones para lograr una apertura ordenada y responsable”, sostiene el comunicado emitido por el Ministerio en el que se comunicó la llegada a buen puerto de las conversaciones. En el comunicado de prensa, el Ministro de Cultura de la Nación Tristán Bauer sostuvo: “Trabajar es la única forma de generar soluciones y dar respuestas a las necesidades de todos los sectores de la cultura”, sostuvo Ministro de Cultura de la Nación Tristán Bauer

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Entre quienes participaron de las conversaciones que dieron lugar al protocolo se encuentran la Subsecretaría de Industrias e innovación (Provincia de Buenos Aires), la dirección de Desarrollo Cultural (Ciudad de Buenos Aires), la Superintendencia del Riesgo del Trabajo y sindicatos, federaciones y cámaras del sector musical.

A partir de ahora entonces, el trabajo en estudios de grabación, salas de ensayo, espacios para transmisiones (por la vía del streaming)y clases de música formarán parte de la actividades permitidas que serán anunciadas próximamente en el Boletín Oficial. “Las reuniones que tuvimos fueron muy fructíferas porque encontramos por parte de todos los que participamos de ellas una clara voluntad por avanzar. La problemática que nos afecta a todos los trabajadores del sector fue expuesta ante las autoridades del ministerio y encontramos muy buena predisposición. Los trabajadores del mundo de la música necesitamos seguir trabajando sin descuidarnos a nosotros ni a quienes requieren de nuestro trabajo. Por eso considero que la implementación de este protocolo es algo muy positivo”, afirmó Juan Ignacio Vázquez, presidente de la Unión de Músicos Independientes.

La normativa de próxima aplicación fue diseñada en torno a la seguridad disponible y viable en zonas de fase 3 y 4, y siempre plausible de ser adaptada según las autoridades del territorio donde sea aplicable. En términos amplios, el protocolo (disponible en https://www.cultura.gob.ar/media/uploads/propuesta_protocolo_actividad_musical.pdf )  hace foco en la importancia de la desinfección de los materiales de trabajo, tales como instrumentos varios, equipamientos, pero también menciona espacios como salas, teatros, estudios de variado tipo, la necesidad de mantener la distancia social entre personas (de 1.50 metros y sin mantener contacto físico bajo ningún motivo), y no compartir elementos personales, así como también la necesidad de aislar a personas que experimenten signos o malestar emparentado con los síntomas identificados con el Coronavirus.

Con respecto a las clases de música, la normativa es bien clara al establecer un máximo de diez personas por aula (contando al docente de turno), donde todos los alumnos deberán estar sentados, utilizando barbijos y respetando el distanciamiento social habitual. Las actividades deberán realizarse siempre “en espacios donde se haya producido una desinfección general de carácter previo”, sostiene el protocolo. “Creo que lo más novedoso de todo esto se da en el aspecto de las clases. Analizamos mucho junto a todos los que participaron de las charlas este aspecto fundamental de quienes trabajan en esevértice, sobre todo porque quienes dan clases también son músicos ofreciendo una tarea docente que es más que importante para la formación profesional. Todos esos músicos que ejercen la docencia estaban sin amparo, pero la posibilidad de volver a dar clases reanima el aspecto emotivo de todo lo que nos está pasando en el marco del Covid-19. La vuelta a clases era algo necesario para muchos, porque por ejemplo, un profesor de batería necesita de un aula especial para desarrollar su trabajo. Y lo mismo sucede con muchos que, por cuestiones acústicas, la practicidad de una sala adecuada para el manejo de un instrumento se impone como algo necesario para desarrollar su trabajo. Con ese fin se tomaron todas las medidas de distancia que aseguran un correcto desempeño de los docentes y la seguridad sanitaria de los alumnos”, aclara Vázquez.

A modo de estricta formalidad obligatoria, el ingreso a todo espacio requerirá por parte de los individuos involucrados la presentación de una declaración de carácter personal que exprese su estado de salud y que deberá enviar al responsable del lugar o en su defecto a la aplicación conocida como Cuidar, dependiente de la Presidencia de la Nación. “Todo lo relacionado con el aspecto sanitario es primordial para todos nosotros. Por eso hicimos hincapié en la necesidad de una distancia obligatoria ya sea en el desarrollo de las clases, en un estudio de grabación, ensayos o en la preparación de un espectáculo. El protocolo es bien claro en torno a ese aspecto porque la distancia obligatoria, la asepsia de los elementos de trabajo, que va desde un instrumento hasta el uso de un cable, la desinfección de todo lo que afecta a nuestra industria es necesario y obligatorio para poder continuar de manera sana y efectiva”, concluye el representante de la Unión de Músicos Independientes.

De la elaboración del protocolo fueron parte el Instituto Nacional de la Música, Asociación Argentina de Empresarios Teatrales y Musicales, Asociación de Técnicos e Ingenieros en Audio, Asociación Civil de Managers Musicales Argentinos, Asociación Argentina de Agentes de Prensa del Arte y la Cultura, Asociación Civil de Disc Jockey Argentinos y Cámara de la Industria del Espectáculo y Afines y la Unión de Músicos Independientes.Quienes también se sumaron fueron la Cámara Argentina de Proveedores de Técnica para Eventos y Espectáculos, Cámara de Clubes de Música en Vivo, Federación Argentina de Músicos, Federación Argentina de Músicos Independientes, la Red de Producción, Red de Mujeres en el Sonido, Sindicato Argentino de Músicos, Sindicato Argentino de Técnicos Escénicos yFederación de Entidades de Discotecas de la República Argentina e Industria del EntretenimientoArgentino.