El Rayo McQueen tiene un nuevo desafío. Esta vez no se trata de encausar su intrepidez, tampoco de madurar. Ingresa en la etapa en la que entra en la cuenta que eso que hace, y lo hace tan bien, no durará para siempre. Y se entera de la peor manera: una nueva generación de corredores 2.0 no sólo ponen en jaque su reinado sino que lo pasan a un segundo plano.

 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El 95 con el que hizo las delicias de grandes y chicos amantes del automovilismo corre peligro de ser relegado para siempre, así que McQueen se pone a disposición de Cruz Ramírez, una joven personal trainer de autos, a la que accede gracias a los oficios de su nuevo patrocinador, que aún cree en él como el mejor corredor. En las sofisticadas nuevas técnicas, que no incluyen salidas a las pistas, como acostumbra McQueen, el 95 comete un error que lleva a su sponsor a querer jubilarlo de inmediato. McQueen consigue sacarle un desafío: si gana en Miami (la próxima carrera), sigue corriendo, si no, se retira.

Ahí comienza otra película. Una que no guarda tanta relación con las anteriores como lo que se vio hasta el momento. Aquí aparece una historia distinta de legados, tradiciones, nuevos tiempos, nuevos géneros, y eso que ha impuesto cruelmente el capitalismo en el último tiempo: entrar en desuso si no se gana.

Entonces la película se convierte más en un film para los progenitores que acompañan niños que para los infantes para quienes supuestamente está dirigida. Y entre una nostalgia por momentos excesiva -que ahuyenta a los más pequeños- y situaciones reflexivas sobre una realidad que poco tendrá que ver con la que esos pequeños vivan cuando lleguen a grandes, la fábrica de sueños de John Lasseter llamada Pixar, se asoma, a su manera, al tiempo en que los autos ya no tendrán pilotos ni conductores, pero sí más abulia que gracia en un mundo que hará gala de su predictibilidad, olvidándose que alcanzó esa alquimia gracias al imprevisto.

Cars 3 (Estados Unidos, 2017). Dirección: Brian Fee. Guión: Brian Fee, Bob Peterson. Voces originales: Owen Wilson, Chris Cooper, Nathan Fillion, Armie Hammer, Bonnie Hunt, Kerry Washington. 109 minutos. Apta todo público.