Legion. Un joven diagnosticado como esquizofrénico desde niño, al conocer a la mujer de sus sueños descubre que no está enfermo, sino que es un mutante, y mejor aún, que tiene poderes especiales. La serie proviene de FX y es la primera del universo X-Men como propiedad de la 20th Century Fox. Su creador es nada menos que, quien en su pergamino lleva los nombres de Fargo, Bones y My Generation. Protagonizada por Dan Stevens (Downton Abbey), secundado por Aubrey Plaza (Parks and Recreation), Rachel Keller (Fargo), Katie Aselton (The League) y Jean Smart (Fargo), las expectativas generadas por estos nombres y la casi siempre garantía del universo X-Men no fueron defraudadas en su primera temporada. Incluso entusiasma para la segunda.

Santa Clarita Diet Una de Drew Barrymore para Netflix. Pocas actrices gozan de ese privilegio de que su nombre baste para la convocatoria. En su caso, además de su gracia inigualable tanto para la comedia como para acción moderna (esa a la que no le puede faltar el sentido del humor), además ya tiene muy buenos antecedentes como productora, entre otras de la mini saga de Los Ángeles de Charlie. Aquí ella es un mujer más común que silvestre, vendedora inmobiliaria junto a su marido, que un día, precisamente vendiendo una casa, termina convertida en zombie. Es un zombie moderno, o como se dice ahora en el lenguaje de la corrección política, una muerta viva. Desde ahí la serie empieza a cuestionar, por momentos con muy buen sentido del humor, los preconceptos que rodean la vida cotidiana, todos ellos naturalizados pero originados en construcciones tan humanas como las casas que venden los protagonistas. En especial aparecen cuestionamientos a los roles de género no desde una perspectiva militante o teórica, sino de lo más prosaico del día a día.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Patriot. Una de las apuestas de este año de Amazon (aunque estrenada antes en Estados Unidos), que quiere diferenciarse a partir de pocos productos de calidad independientemente de su masividad, antes que de lanzamientos semanales al estilo Netflix. Protagonizada por Michael Dorman y Terry O’Quinn y producida por Steven Conrad (La vida secreta de Walter Mitty, la de Ben Stiller) cuenta la historia de un oficial de inteligencia que tiene como misión evitar que Irán fabrique un arma nuclear. Como suele suceder en el esquema de las historias provenientes de Hollywood, los jerárquicos son más incompetentes que sus subordinados, y aquí no hay excepción: una mala decisión política lo lleva a un riesgo innecesario que dispara la trama hacia una crítica del sistema de espionaje de Estados Unidos. En la línea de Homeland y de The Americans, la serie tiene una tendencia patriotera que puede molestar un poco, pero que si se lo sobrelleva entretiene casi al cien por ciento.

The Good Fight. Muchos coinciden en ponerlas entre las estrellas del año. Y su derrotero es similar al de Better Call Saul. Spin-off de la exitosa y bien merecida multipremiada serie de la CBS, The Good Wife, aquí la historia se centra de Christine Baranski, en compañía de Cush Jumbo. Aquí, un año después del desenlace de la historia de Alicia Florrick (que no será de la partida en el nuevo show), The Good Fight presenta a una Diane Lockhart (personaje central de The Good Wife) en crisis, luego de que un amigo la deja en bancarrota por fraude financiero. Diane tiene que salir de la situación formando un nuevo bufete junto a su sobrina (Leslie) y Luca Quinn. La historia guarda muchas similitudes con la serie que le dio origen, pero se puede ver sin saber nada de ella: aquí lo que importa, como en The Good Wife, es el rol -y las dificultades- que debe asumir la mujer a partir de cuestionar las jerarquías que durante siglos la relegaron.

Shots Fired. Un tiroteo y todas las contradicciones y revelaciones que surgen a partir de los distintos puntos de vistas, que no son intencionados, sino producto de la perspectiva que tiene cada uno del hecho. El tema es que el episodio también “se mete” en la vida de cada uno de los personajes. En realidad está historia producida por Fox está planteada como una miniserie, y a la cabeza del elenco están Sanaa Lathan, Helen Hunt, Richard Dreyfuss, Stephen Moyer y Stephan James. La serie, además de un tempo de relato que la acerca a las obras “de culto” del policial negro, fue muy bien recibida en el Festival de Sundance. Y cumplió con esas buenas recomendaciones. Habrá que ver si el público acompañó lo suficiente como para que haya continuidad.