La película argentina La larga noche de Francisco Sanctis, opera prima de Andrea Testa y Francisco Márquez competirá en la sección Una cierta mirada del 69 Festival de Cannes que se llevará a cabo en esa ciudad francesa del 11 al 22 de mayo.

El film narra la historia de un oficinista quien, en 1977, se entera de que los militares van a desaparecer a dos personas y tiene una noche para decidir cómo actuar frente a esta información.

“Estamos felices con lo de Cannes, aún no terminamos de caer”, dijeron los jóvenes cineastas apenas conocieron la noticia. “De hecho tuvimos que leer varias veces el mail que confirmaba nuestra presencia”, agregaron los ganadores del último BAFICI en la Competencia Internacional.
La delegación argentina estará conformada también por la presencia del cortometraje Business, de Malena Vain que participará en Cinéfondation mientras que en la Quincena de los Realizadores, estarán los cortos Gallo rojo, de Alejandro Fadel y Zamo Mkhwanazi y Paraya, de Martín Morgenfeld.

Además, en la sección L’Atellier, estará presente el proyecto La Cordillera, de Santiago Mitre, quien a su vez es jurado del apartado La Semana de la Crítica.

En tanto, la presencia latinoamericana en la Competencia Oficial esta vez viene de lado de Brasil, donde la película Aquarius, la segunda película de Kleber Mendonça Filho, irá por la Palma de Oro.

Con Sonia Braga en el papel principal, el film cuenta la historia de Clara, una escritora y crítica de música jubilada que vive con tres hijos y tiene el don de viajar en el tiempo.

Homenaje

Robert De Niro será homenajeado en el Festival de Cannes el 16 de mayo, cuando se proyecte la película Hands of Stone, del director venezolano Jonathan Jakubowicz inspirada en la vida del boxeador panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán y en la que el actor estadounidense interpreta al entrenador.

“Estoy muy contento con la idea de volver a Cannes, en especial con Hands of Stone, una película formidable de la que estoy muy orgulloso”, dijo De Niro, y se manifestó “impaciente” por volver a ver a “amigos de todo el mundo”.