“Paisano, el tema no es que cantan con una sílaba menos. El tema es que el que la está escuchando, canta la última silaba en el tono de él. La última sílaba la cantaba el pueblo. Por eso son todos Chalchaleros”. Eso le había dicho Atahualpa Yupanqui a Juan Carlos Saravia, contaba éste, cuando procuraba explicar el nivel de popularidad que alcanzó su legendario conjunto folclórico, agrupación insignia de la música nativa y un faro para que la producción estética salteña se incorporara al mapa sonoro argentino.

El fundador de Los Chalchaleros murió este viernes en Salta, a los 89 años. Nacido el 14 de mayo de 1930 en la capital salteña, con 18 años recién cumplidos ya había debutado al frente del conjunto que haría historia en el folclore nacional.

Conocida la triste noticia del fallecimiento del músico, la cantante y autora Mavi Díaz, recientemente designada directora de Radio Nacional Folklórica, escribió en su cuenta de Twitter: “Descansa en paz, querido amigo y compañero. Acompaño a su familia en este momento de dolor”.

También Roberto Cantos, integrante del Dúo Coplanacu, consideró que Juan Carlos Saravia “deja un legado inmenso que abarca desde su bonhomía a un montón de discos que conmovieron a generaciones enteras. La música de Los Chalchaleros, su música, ha sido de lo más representraivo que ha tenido nuestro país durante muchísimos años, y nosotros agradecemos profundamente su camino, su entrega. Esta pérdida se va a convertir rápidamente en recuerdos hermosos e imborrables”.

Su hijo, Facundo Saravia, escribió en Twitter para recordar a su padre, a quien describió como “un hombre sencillamente maravilloso, que nunca se animó a ser un gran artista, para no olvidarse de seguir siendo gente”, y lo despidió con un “¡hasta siempre!”

El cantante salteño Chaqueño Palavecino también recordó durante la madrugada a Saravia en varios tramos de su actuación en el escenario del Festival Nacional de Doma y Folclore, en Jesús María, donde el público aplaudió de pie la trayectoria del chalchalero. “Se nos ha ido uno de los íconos del folclore”, dijo Palavecino, sumándose a gran cantidad de músicos de diversos espacios que se pronunciaron en las redes, desde el bolerista Danny Martin a la también folclorista Soledad Pastorutti.

Por su parte, la cantautora Teresa Parodi le dedicó un poema al fundador de la mítica banda salteña. “Deja una larga y honda huella en la historia de la música argentina. Su voz de timbre único e inconfundible creó un estilo dentro del canto popular que jamás encontrará olvido. ¿Mueren acaso los que han sabido llegar al corazón del pueblo?”, se preguntó la ex ministra de Cultura de la Nación.

Los restos de Saravia eran velados en la casa de sepelios Del Libertador y hoy serán trasladados al cementerio Jardín de Paz. Su tono y esa “última sílaba” de los versos de Los Chalchaleros permanecerán en sus canciones. «