La cantante brasileña Marília Mendonça, de 26 años y la más exitosa del género “sertanejo romántico” y feminista de Brasil, murió ayer al caer el taxi aéreo en el que viajaba en una zona descampada de Piedade de Caratinga, estado de Minas Gerais, adonde se dirigía para ofrecer un concierto, informaron los bomberos. En la tragedia murieron también el piloto, el copiloto y el productor y el tío de la famosa cantante. El avión es un Beech Aircraf de una empresa de taxi aéreo.

Mendonça era la “reina del sertanejo” pero aplicando una nueva configuración identitaria al ritmo musical más escuchado de Brasil, que dejó las raíces folclóricas y se transformó con los años en un pop rural de la burguesía surgida en los interiores de los estados con fuerte agronegocio.

La cantante, la que más facturaba en Brasil según la radio CBN, le agregó toques de bolero a sus composiciones, que incorporaron por primera vez discursos feministas considerados revolucionarios en un género dominado por las pick ups de los “agroboys”.

Su último trabajo “Patroas 35%” hecho con la dupla Maiara y Marisa le valió la candidatura al Grammy Latino de este año. El presidente Jair Bolsonaro aseguró que “todo el país recibe con conmoción la noticia del fallecimiento de la cantante Marilia Mendonça, una de las mayores artistas de su generación, que con su voz única, carisma y música conquistó el cariño y admiración de todos nosotros”.

Mendonça había nacido en 1995 en Cristianópolis, en el estado central de Goiás, gran semillero de cantantes sertanejos, entre ellos los aclamados Zezé De Camargo & Luciano, cuya vida se retrata en la película “Dos hijos de Francisco”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE