Cruzando el Charco está dispuesto a que el 2022 sea un hito en su historia. A su reciente -y exitoso- show en el Cosquín Rock, este sábado 12 se le suma la presentación de Cicatrices, un nuevo álbum que dará que hablar, en el Estadio Atenas de La Plata. Luego, en abril, una gira por Europa que podría decirse que es la primera de carácter “oficial”. “Ya habíamos estado por diferentes ciudades algunos integrantes de la banda, en forma más descontracturada -cuenta Francisco Laso, cantante y compositor-. Pero esta va a ser la primera vez en 10 años de banda en que encaramo una gira por Europa como un plan un poco más serio.” La situación en Ucrania no ha alterado ninguno de los planes a ambos lados del Atlántico, así que el grupo estará a fines de abril en España, “para hacer 5, 6 funciones por diferentes ciudades”.

Cada vez que un artista o una banda dice que el nuevo disco es distinto, el público y la prensa le creen: después de todo, por más que se intente, nunca nada se repite como la primera vez. Sin embargo, si es lo mismo -más en un tiempo que endiosa la novedad permanente- tampoco resulta bien. Cruzando el Charco es un buen ejemplo de cómo combinar esos cambios que agradan, pero no distancian. “La banda sigue la misma línea, todos nuestros discos suelen tener cumbia, rock, candombe. En esta ocasión es la primera vez que incursionamos en el jazz, hay una canción que se llama “Mi lugar que es la diferente”. Y tiene cosas diferentes de verdad el disco, como que es la primera vez que participa un escritor en nuestras canciones, participan Agarrate Catalina, está Coti, está Benjamín Amadeo (en la canción “Hoy”), tiene la particularidad de ser el disco más largo, con 13 canciones. Pero siempre manteniendo el mismo estilo que nos gusta, que es un poco transitar todos los géneros y de a poquito ir sumando alguna pista, algunas programaciones, pero sin salirnos mucho del estilo que siempre hacemos.”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Las cicatrices están muy presentes en este disco”, dice Laso para explicar el título de este quinto trabajo, pero sobre todo para hablar de los dolores que les dejó la pandemia (en su caso atravesó el Covid internado e intubado), que ya se vieron anunciados en los adelantos “Para Mucho Más” y “Coleccionando Cicatrices”, un anticipo de la trilogía que estos días cierra “Hoy”, y que también oficia de carta de presentación de la emocionalidad del nuevo disco. «Decidimos que esta fuera la primera vez que no haya un álbum físico, pero sí que este trabajo discográfico tenga cuerpo: va a salir en forma de vino, ya tenemos listas las botellas, que también tienen su arte con la sangre chorreada, así que es un disco muy diferente. Es un malbec”.

-O sea que va a haber un malbec que se llame Cicatrices

-Ya lo tenemos: es un malbec que tiene de un lado el arte de la tapa, del otro la contratapa con la lista de las canciones y un texto que habla de las cicatrices, con el código QR que te manda a todas las plataformas digitales, y además viene con una tarjetita y está lacrado con el logo de la banda. Así que es un laburito artesanal muy bonito del cual estamos muy orgullosos. Nos gustó que sea la sangre chorreada y el vino y toda esa cuestión.

Un gran objeto de regalo que el mismo día de su anuncio sobrepasó la cantidad de botellas calculada, lo que llevó a producir más: “Parece que a la gente también le pareció una buena idea, un lindo regalo”. Puede pensarse como ofrenda: el plural del título es “porque no todas las cicatrices de las que hablamos son heridas que ya están curadas; algunas están sin cerrar, otras están curadas, se trata un poco de eso”.

En una banda que se pensó desde un inicio como de un paso a paso permanente y sin pausa, evitando lo brusco del salto pero también la desazón del estancamiento, Cicatrices puede pensarse (y sentirse) como un disco bisagra. “Esa es la actitud con la que arrancamos y siempre seguimos trabajando cada disco. Siempre estamos tratando de mejorar, de profesionalizarnos cada vez más, de que sea más la gente que nos escuchen y los kilómetros que recorramos con las canciones; eso lo tenemos bien en claro. Y a base de muchísimo esfuerzo no solo adentro de la sala de ensayo, sino de todo lo que conlleva la prensa, las plataformas digitales y todo lo que abarca estar metidos en el laburo de la banda”.

-Bastante lejos de esa idea de hacer mucho en poco tiempo, a lo generación Zoe.

-Hoy se está viendo muchísimo este fenómeno de chicos y chicas que recién surgen y explotan por las nubes, con números impresionantes en las plataformas y recitales súper multitudinarios. Y está buenísimo que eso suceda, son parte de esta época, de la era digital que a nosotros nos agarró ya con la banda arrancada por eso también y obviamente nos ayuda mucho: el hecho de que podamos hacer giras por Europa y fuera de Argentina, es debido a la gente que nos escucha desde afuera. Pero nuestra visión va por algo duradero en el tiempo, no pretendemos que esto sea un boom, pegar un tema, preferimos ser una banda sostenida en el tiempo, que siga sacando discos, que se vaya notando la madurez de nuestras canciones con el correr de los años. Nos gusta ver que el público también crece con nosotros y que hoy viene a los shows con sus hijos. Eso es en verdad lo que nos gusta a nosotros.

Y a sus seguidores que los podrán ver a partir del próximo 12 en una gira que además de por Europa, también los llevará por el Uruguay y el resto de la Argentina.

Cruzando El Charco

El grupo presenta Cicatrices, su quinto álbum ya disponible en plataformas digitales. Sábado 12 de marzo, Estadio Atenas de La Plata. Entradas disponibles por TuEntrada.com