Tiburón (1975)

Durante décadas las vacaciones no fueron tema del cine porque sencillamente la clase trabajadora no tenía vacaciones. Y a los pudientes del mundo no les interesaba entusiasmar con esas fantasías a las masas, y menos hacerles creer que podían formar parte de sus derechos. Pero cuando las playas se atestaron de plebeyos apareció esta especie de subgénero de vacaciones arruinadas por impericia propia o factor no contemplado. Y fue el maestro Steven Spielberg (que era apenas un joven promisorio) quien entendió como pocos el cambio que anunciaba el viento y llevó el terror a las masas. Su gran salto a la fama cinematográfica hizo que las vacaciones se convirtieran en un antes y un después de Tiburón: durante años nadie se metería a la playa tranquilo. La historia es sencilla: en un pueblo balneario del Este de Estados Unidos, un enorme tiburón ataca a varias personas, y ya nada será lo mismo. Todo el miedo del mundo para esta aventura que carece de la inocencia que tendrán sus posteriores producciones.

Para alquilar en Google Play Movies y Apple iTunes, y por suscripción en Amazon Prime Video y HBO Max, Movistar Play.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Vacaciones de navidad (1989) 

Un clásico de los 80 que combina las vacaciones con la Navidad, y que si bien contempla el espíritu de ambos espacios de regocijo, pone más hincapié en el primero. Y es que los chicos de la familia (adolescentes o a punto de serlo) ya no quieren ir con padres que se llevan mal, cuando no directamente, en el mejor de los casos, irse una vez con el padre y otro con la madre porque sus progenitores están separados. Además ya chicos y grandes parecían tener sus diversiones bien separadas. Así que Hollywood, siempre tan solícito al fomento y el mantenimiento de las buenas y tradicionales costumbres más conservadoras de la sociedad, hizo es buena comedia que cuenta cómo Clark Griswold (Chevy Chase), aram un viaje para toda la familia al Parque Nacional Lampson, donde nada saldrá bien (ya desde el viaje), pero será sumamente divertido. 

Para alquilar en Google Play Movies y Apple iTunes, y por suscripción en HBO Max. 

Moonrise Kingdom – Un reino bajo la luna (2012)

Es 1965 y los habitantes de New Penzance, una isla frente a la costa de Nueva Inglaterra, viven una apacible vida en una comunidad a la que parece no faltarle nada. Y que cuenta con la ventaja de no verse afectada por los cambios que los años 60 traen al resto del mundo. Sin embargo tienen a Sam (Jared Gilman) y Suzy (Kara Hayward), un chico y una chica de 12, y es verano: y pocas cosas maridan mejor en una frase que verano y amor. Así que estos chicos deciden huir hacia un lugar en el que no se condene su gran amor, pero una violenta tormenta no los deja salir de la isla. Dados por perdidos, un extravagante grupo de adultos (Bruce Willis, Edward Norton y Bill Murray, y un grupo de scouts) salen en su búsqueda. Ligera, liviana y fresca como de las mejores películas de la Nouvelle Vague, sin tener los problemas de los 60 tiene su espíritu: se sabe cuándo y dónde comienza el viaje, nunca cuándo y dónde termina.

Para alquilar en Apple iTunes.

Un camino hacia mí (2013)

Con el título original de The Way Way Back (algo así como el camino de regreso), esta comedia funciona como un canto a la más profunda esperanza (es que prácticamente cree en los milagros). El tema es que un adolescente retraído de 14 años (Duncan), se ve obligado a ir de vacaciones con su madre, su novio y su hija. O sea, un plomazo. Más cuando el novio de su madre se hace el canchero para quedar bien y agradarlo y todas esas cosas que los hijos de padres separados suelen conocer para su desagrado y a veces para su desgracia. El asunto es que en el parque acuático al que va a parar la “familia ensamblad”, Duncan encuentra se hace amigo de Owen, el gerente del lugar. Una de esas amistades con disparidad de edad que cuando suceden suelen ser tan encantadoras como efímeras. Una mirada poco común sobre las vacaciones. 

Para alquilar en Apple iTunes, y por suscripción en HBO Max, Movistar Play. 



Sueño Florianópolis (2019)

Gran comedia de Ana Katx sobre cómo vivió la clase media argentina su aspiración de ser más de lo que el cuero le daba. Todos los lugares comunes que los turistas argentinos que frecuentaban las distintas playas de Brasil han vivido en algún momento de su vida, quedan amalgamados con destreza por la directora argentina que retrata a esta familia (que viajan juntos aunque los padres están separados) en pleno comienzo de la Convertibilidad. Como pocas, acaso por el humor que la caracteriza como actriz y directora, consigue poner el dedo en la llaga sin provocar dolor, aunque sí una mueca tonta y bastante vergonzosa por la remembranza de una argentinidad más bien renegada de sí misma. La forma más agradable -incluso en sus partes desagradables- de terminar este recorrido por las películas que hablan de vacaciones que se escaparon de los planes. Que si bien algunas veces terminan mal, por lo general son las que más quedan en el recuerdo y las que más se añoran.

Gratis en Cine.ar Play