Con todos los clichés de las películas de donde saca su título argentino (“duro”), la película dirigida por Patrick Hughes y estelarizada por Ryan Reynolds y Samuel Jackson es entretenida y divertida casi de punta a punta. Se podrían reconocer unos pequeños baches, en especial cuando quiere explicar con seriedad algunas cuestiones sentimentales.

La película se estrenó un poco antes en Estados Unidos que en Argentina, y eso dio lugar a comentarios que suscitaron en su país de origen. Hay que buscar con lupa una calificación de buena para esta graciosa película, que funciona como un homenaje no deseado al género de acción en general y a la de los “inmortales” que los protagonizan en particular, y también, por qué no, a esa contagiosa risa de Jackson, que los espectadores aprendimos a disfrutar desde Pulp Fiction.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

 

Pese a las críticas la taquilla estadounidense se enamoraron del film, que tiene en el reparto uno de sus pilares. A los ya mencionados partenaires no deseados (se achacan todos los males y todos ya pueden suponer como terminan), se le suman una tan irascible como “mal hablada” Salma Hayek, y un malo más malo que nunca Gary Oldman.

Jackson, asesino a sueldo aunque de causas nobles, está detenido por la Interpol, que le ofrece libertad para su mujer (Hayek) a cambio de que testifique contra el dictador de Bielorrusia (Oldman), que no se cansa de matar cuanto individuo se atreva a declarar en su contra. Sin embargo, el traslado a La Haya (donde está la Corte Internacional) es “cantado” desde dentro de Interpol, y sólo queda viva la oficial a cargo, Elodie Yung, quien desesperada, busca ayuda en su exnovio (con quien terminó mal): Reynolds; él es experto en seguridad privada (aunque ahora caído en desgracia). Todo así de vueltero pero de fácil entendimiento, como para que la diversión sea lisa y llana.

Las muy buenas escenas de acción -la mayoría con gracia y humor y filmadas en Europa Occidental- y un Jackson tan comediante como intrépido, dan una película redondita que sacará más de una risa.

Duro de cuidar (The Hitman’s Bodyguard. Estados Unidos, 2017). Dirección: Patrick Hughes. Guión: Tom O’Connor. Con: Ryan Reynolds, Samuel L. Jackson, Gary Oldman, Salma Hayek, Elodie Yung, Joaquim De Almeida, Kirsty Mitchell y Richard E. Grant. 118 minutos. Apta para mayores de 16 años.