La de hoy es una radio completamente rendida a la información de actualidad. La necesidad de inmediatez ha generado el exilio casi definitivo de géneros como la ficción, la música, la investigación propia. Hay un monogénero artístico –el magazine– presente en el dial de la mañana a la noche. Emisoras pertenecientes a multimedios representan apenas pequeñas unidades de negocios y, peor aun, la concentración las hace prisioneras de múltiples intereses. La renovación tecnológica es gigantesca y permanente, pero eso no tuvo equivalencia en la renovación de figuras frente al micrófono, muy escasa en los recientes 25 años. Todo esto en el marco de un fenómeno mundial que es el paso del sistema analógico de transmisión al digital, una transición inevitable pero todavía de final incierto.

En la Argentina, el empobrecimiento de contenidos tiene directa vinculación con el drama de la precarización, que instala a cualquier proyecto en el corralito de la pobreza posibilista. La evidencia: América sigue ausente del dial, muchas emisoras teclean cerca de la quiebra, LR1 Radio El Mundo, símbolo de la época de oro de la radio pretelevisiva está fuera del aire. Sus dos principales competencias de esos años ni siquiera se llaman así: Splendid es la AM 990 y Belgrano se convirtió en CNN Radio. Y otro dato: hay un número importante de radios sostenidas no por recursos genuinos sino por el aporte de sus oyentes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Llega marzo y las radios cambian sus grillas. Sigo pensando que radio de autor mata multiplataforma por lo que seguiré buscando esas expresiones, les pondré fichas a las radios públicas porque entusiasma que a la cabeza de las FM de Nacional haya tres mujeres y es prometedor que Marcelo Figueras va a estar al frente de Radio Provincia y volveré cuantas veces sea necesario a frecuencias online como El Destape, La Patriada, Caput, Congo, Futurock, entre cientos. De aquellas mesas citadas al principio me quedé con algo que parece irrefutable: la radio que viene será temática o no será y en eso, el género del podcast será lo que talle en el medio en el siguiente cuarto de siglo. «