Es difícil observar a uno de los actores más celebrados de nuestro país sin participar de múltiples proyectos. Martín Slipak hizo del cine, la televisión y el teatro su espacio de genuina expresión. Por estos días está entusiasmado por ser parte del reestreno de la obra El método Grönholm.

“Para mí es muy importante ser parte de un clásico de clásicos, sobre todo porque es la propuesta que dio inicio a una seguidilla de obras que tocan la temática del problema de los individuos con el sistema capitalista y de cómo se pierde la moral para subsistir y acaparar. Esta es una obra más que interesante para pararse y observar cómo esos temas juegan con el presente. Por otro lado, vuelvo a trabajar con Rafael Ferro y eso siempre es un placer porque te permite compartir escenario con un amigo”, detalla Slipak en diálogo con Tiempo.

A Slipak y Ferro se suman Marina Bellati y Julián Cabrera para darle vida al regreso de El método Grönholm, la obra del catalán Jordi Galceran que en este caso cuenta con la dirección de Ciro Zorzoli. La historia propone una feroz competencia entre cuatro candidatos a un alto puesto ejecutivo de una empresa multinacional. Las entrevistas finales se transformarán en virtuales campos de batalla en los que todos querrán asegurarse el éxito a cualquier precio, entre estrategias reñidas con la moral, diálogos febriles y mucho humor.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Slipak remplaza a Benjamín Vicuña en esta puesta: “No es lo mismo entrar en una obra donde hay veinte personas que hacerlo cuando los protagonistas son cuatro, como en este caso. Estoy amoldándome a una estructura que está armada y que funciona muy bien, pero también es cierto que esas estructuras recibirán nuevos aportes. Por otro lado, siento que hay muchas cosas de la obra que se van a resignificar porque cada actor le entrega su identidad a un espectáculo. Cada uno de los actores somos un instrumento diferente dentro de una orquesta, por eso aportaré mi identidad profesional y mis herramientas.”

Slipak también forma parte de El hincha, la serie que llegó a la plataforma Flow y al canal de aire El Nueve. Allí interpreta a un barrabrava: “Fueron varias cosas las que me llamaron la atención para participar de la serie. Se trataba de un mundo que repercutía en el resto de la sociedad y sabía que Alejandro Ciancio lo llevaría muy bien porque ya había trabajado en mundos sociales complicados como El marginal. Por otro lado, tenía mucho respeto con la interpretación porque estaba haciendo un personaje que nada tenía que ver conmigo. El riesgo pasaba por encarnar a alguien con el que podía quedar expuesto o falso, inclusive. En ese sentido, más tarde me pareció bueno escuchar al público porque pueden marcarte situaciones, aspectos en los que te creen o no lo hacen. De todas formas, nada deja de ser una representación.”

Con respecto a la construcción de su personaje, el actor aclara que realizó una investigación para dar y trabajar con ciertos esquemas vitales que llevaría su rol: “En lo particular, estos son personajes con los que alguna vez pude toparme en el pasado y en los que he investigado para darles forma. De todas maneras, hay algo que aparece sólo con el guión porque el personaje  que interpreto está falopeado todo el tiempo, no tiene miedo a morir y eso te lleva a cierta postura física. Creo que el cuerpo comienza a reaccionar solo a ciertas situaciones. Son cosas importantes que uno no planifica y que terminan siendo parte de lo que se ofrece en pantalla.”

El actor adelanta que este año vendrá con muchas novedades. “Lo principal para mí será lo que suceda con El método Grönholm -destaca-.  Pero por otro lado, estoy moviendo materiales míos para volver a dirigir un cortometraje, aunque en algún momento quiero hacer un largo. Volver a dirigir en teatro es algo que me encantaría y estoy analizando un par de ideas. 2023 va a ser un año de estrenos porque filmé bastante en el 2022. En ese sentido estuve presente en una serie sobre la vida de Ringo Bonavena y filmé junto a Guillermo Francella en El Encargado 2. El 2022 fue un año de recuperación, pude filmar muchas cosas que se retrasaron por la pandemia, así que es de creer que pronto se verá mucho de mi trabajo durante este año.”

Slipak es fanático del fútbol y el campeonato que la Selección argentina obtuvo en Qatar es una instancia que no le pasa parea nada inadvertida: “Soy un seguidor desde siempre de la Selección. Desde muy chico seguí al equipo y no puedo estar más que contento con salir campeones. Me gustó mucho lo que dijo una vez Alejandro Dolina, en relación a que al fútbol hay que enfrentarlo con la ilusión de que por un momento el resultado de ese deporte puede cambiar nuestras vidas, cuando en realidad no cambia nada, pero ese ratito de ilusión nos ofrece felicidad por un momento y eso es inolvidable. Es la sensación de sentir que tal vez, ese resultado final, una a nuestro pueblo que está muy dividido por cuestiones ideológicas.” «


El Método Grönholm

Una obra de Jordi Galcerán. Dirección: Ciro Zorzoli. Actúan: Martín Slipak, Rafael Ferro, Marina Bellati y Julián Cabrera. Funciones: miércoles y jueves a las 20:15. Viernes 20:30. Sábados 19:30 y 21:30. Domingos 19:30. Estreno: 11 de enero de 2023. Paseo La Plaza, Av. Corrientes 1660.