Es una de las noches más esperadas y celebradas por el mundo de la televisión local desde 1959, cuando un minúsculo grupo de periodistas agrupados como Aptra entregó una serie de reconocimientos con forma de estatuilla y fundó una tradición que se extiende hasta nuestros días. La 47ª edición de los premios Martín Fierro comenzará hoy a las 21:15 y será transmitida por El Trece. Una vez más despertará adhesiones y críticas, alegrías y tristezas. Pero una pregunta se hace más presente que nunca: ¿los Martín Fierro sirven para potenciar a la industria de la televisión o sólo funcionan como un gran agasajo que suma líneas en los currículum vítae y multiplica contenidos perecederos para los programas de chismes?

La ceremonia se celebrará en el Hotel Hilton y volverá a tener la conducción de Mariana Fabbiani y Guido Kaczka. En esta edición se incorporaron nuevos rubros dentro del género ficción, como las ternas para la comedia y el drama. «Este año sumamos esas categorías, así que entregaremos unas 34 estatuillas, más el Martín Fierro de Oro y el de Brillante. Habrá homenajes basados en figuras como Susana Giménez, Ramón Andino y una momento único: Mirtha Legrand recibirá el primer Martín Fierro de Brillante», revela Luis Ventura, actual presidente de Aptra.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Martín Fierro de Brillante es un galardón especial creado para figuras de gran trayectoria. Legrand recibirá una estatuilla que contendrá una piedra preciosa y ese acto constituirá el momento cúlmine de la noche.

Pero más allá de las novedades de ocasión, lo que flota y seguirá flotando en torno de la fiesta, los brillos y los brindis es qué influencia tienen los Martín Fierro más allá de la noche del domingo. ¿De qué sirve alzarse con la estatuilla en 2017? «Creo que es un premio que no te catapulta a ninguna parte. No es olvidado al mes siguiente: ¡la próxima semana no lo recuerda nadie! Que yo sepa, no contrataron a nadie porque tenga ganadas un par de estatuillas. Es más: hay varios con muchos Martín Fierro en su casa que están desocupados. En mi caso, significa varias estatuillas en una repisa, al lado de algunos retratos y un caracol que dice ‘Recuerdo de Mar del Plata'», sentencia Beto Casella, que coincide con muchos colegas pero no teme en hacer públicas sus declaraciones.

Para Claudio Martínez, quien fue titular de la Maestría de Industrias Culturales de la Universidad de Quilmes y cuenta con 13 Martín Fierro como director de El Oso Producciones, el posible rebote de los premios es francamente relativo. «El efecto depende de lo que cada uno haga con la oportunidad que te brinda recibir el premio. Si sos capaz o no de demostrar que esa estatuilla no sólo es una foto de un momento particular sino una película en la cual otros actores de la industria pueden obtener beneficios. Es decir, si podés convencer a un canal de que ese premio también es una oportunidad para ellos», puntualiza Martínez.

Los detractores de los Martín Fierro (que los hay, y muchos) sostienen que se trata de un evento que sólo construye una distracción garantizada en tiempos donde la realidad obliga a estar bien despiertos. «Sin dudas que en algún momento de nuestra historia se trató de un premio prestigioso. Quizá porque Aptra fue prestigioso. Se sabe que hoy están cuestionadísimos tanto los miembros de Aptra como la forma en que se conforma esa asociación. Personalmente, también siempre me pareció muy debatible la forma de elección de las ternas. Es absurdo (y poco creíble) que todos los miembros vean todas las ficciones, los noticieros, los programas de entretenimientos y escuchen absolutamente todos los programas de radio. Podrían crear comisiones especiales de entendidos en cada género y se nos harían más razonables tanto las nominaciones como así también los premiados», agrega Casella, aportando un poco de luz sobre el opaco sistema de votación que siempre genera controversias.

Para reducir las críticas, Ventura salió a defender recientemente la implementación de un nuevo sistema. ¿El motivo? El año pasado el mismísimo Jorge Rial reveló quiénes serían los ganadores y perdedores de la edición 2016, horas antes de la formal apertura de sobres. «El año pasado votamos usando un sistema electrónico que fracasó, así que este año volvemos al sistema tradicional. El factor humano siempre cuenta y esa también es una de las razones por las que todos ven la transmisión por televisión. Todavía no tenemos la fecha para los premios para radio, pero la anunciaremos en breve».

Este año tampoco faltaron las polémicas por las ternas. Rial puso el grito en el cielo cuando Intrusos fue nominado por primera vez en 17 años, pero en el rubro Magazine. Su respuesta fue renunciar (a título personal) públicamente a los premios. Otros protestaron cuando Intratables fue incluido en la categoría Mejor programa periodístico, mientras que también se alzaron voces para criticar la terna que premiará a los mejores panelistas, que por primera vez incluye solo hombres.

El rating de la ceremonia viene en franco declive. En 2013 la entrega de los premios llegó a un pico de 37 puntos y el año pasado apenas promedió los 23. A modo de balance, Casella concluye: «No toda la gente mira los Martín Fierro y la mayoría que lo hace es para ver cómo están vestidos los invitados». Martínez, por su parte, va más allá y señala que «la industria televisiva es un negocio que tiene muchas variables. Los premios, asociados al prestigio, son sólo una, y quizá la menos relevante». «

A la medida de Legrand

Los rumores empezaron hace meses, lo confirmó Aptra mientras ajusta los últimos detalles y se materializará hoy en la entrega 47ª de los premios: Mirtha Legrand recibirá el Martín Fierro de Brillante por su trayectoria en cine, radio y televisión. Se trata de una nueva estatuilla especialmente diseñada para la ocasión, que será entregada por primera vez en la historia de los premios. El galardón distinguirá a Legrand justo el año en que se cumplen 49 temporadas de sus almuerzos, al mismo tiempo que la excluirá de toda próxima competencia al considerársela un clásico contra el que otras figuras no pueden competir. Ese será el estatus que –según Aptra– tendrá la diva desde esta noche.