No podía empezar mejor el 76º Festival de Venecia que con el debut del realizador japonés Koreeda Hirokazu, rodado en francés en Francia con grandes estrellas del cine galo como Catherine Deneuve y Juliette Binoche en un contexto completamente diferente, pero sin renunciar a su cultura, sus intereses y su tema favorito que es el de las relaciones familiares.

“La verdad” es la relación imposible entre una madre y una hija: una famosa actriz que acaba de escribir sus memorias y otra que ha silenciado su vocación también de actriz para escapar de la influencia de su progenitora, más absorbida en su carrera que en el cuidado de su hija.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Nuevamente Koreeda reafirma como en su film anterior, “Asuntos de familia”, ganador de la Palma de Oro del Festival de Cannes 2018, que la familia existe donde está el amor y que la biología sola no basta para definirla.

Y en efecto, cuando Lumir (Binoche) reencuentra a su madre en Paris, después de haberse hecho una vida en Nueva York como guionista, acompañada por su esposo (Ethan Hawke) y su hija, es solo para cerciorarse si su madre ha dicho toda la verdad en la autobiografía que acaba de publicarse.

Después de una serie de recriminaciones por olvidos y tergiversaciones en el libro (su madre le replica que son sus memorias y ella decide lo que se recuerda y lo que no), Lumir se reconciliará con ella aprendiendo a comprender sus limitaciones.

Pero Koreeda, autor del guión original y del montaje, lejos de conmover al espectador con una historia de perdón, juega con él mostrando el revés de la medalla de cada acción y dando a cada personaje su razón y también lo contrario.

“Que es lo que hace que una familia sea una familia?” se pregunta Koreeda. “La verdad o la mentira? Y que se elige entre una verdad cruel y una mentira piadosa? Esto es lo que plantea mi película y espero que sea el espectador el que encuentre su propia respuesta”.

Koreeda ha dado a Deneuve el papel de su vida y con su experiencia, mezclada con un rol cosido a su medida donde saca a relucir su (mal) carácter, le ha permitido dominar el film dejando en una luz casi secundaria a una actriz como Binoche que más de una vez se ha robado la película como en “El paciente inglés” que le regaló un Oscar a la mejor actuación secundaria.

Festival de Venecia: Lucrecia Martel no irá al estreno de la película de Polanski