La llegada del macrismo en 2015 produjo un fuerte retroceso en los niveles de empleo de todos los rubros y el periodismo padeció con particular virulencia las políticas de ajuste, desinversión y concentración. Por todo esto también el caso de Futuröck (Futuröck.fm), la radio online nacida en 2016, resulta paradigmático. En muy poco tiempo se constituyó como un novedoso y audaz proyecto radial, con una línea editorial independiente y feminista, una agenda que elude las imposiciones de los medios hegemónicos y la constitución del concepto de Comunidad: una instancia que potencia el ida y vuelta con los oyentes, que a su vez ofician de principal sostén del proyecto.
Por estos días Futuröck cumplió 5 años (la primera emisión fue el lunes 4 de julio de 2016). Es el fruto de la iniciativa de Julia Mengolini, Sebastián Vázquez, Matías Messoulam y Federico Vázquez (exdirector de Nacional Rock) y de las ganas de construir una emisora que no repitiera los vicios y lugares comunes que se multiplican en el dial. La propuesta rápidamente comenzó a crecer y consolidarse con la participación de Malena Pichot, Darío Sztajnszrajber, Werner Pertot y la Señorita Bimbo, entre muchos otros.
Por estos días, Futuröck es mucho más que una radio. De ella se desprenden eventos musicales multitudinarios (en la era prepandémica) y una editorial de libros con más de una docena de títulos publicados, entre otros proyectos paralelos.
“El actual es un aniversario que vivimos con mucho orgullo por el lugar y la solidez que alcanzamos. Alguna vez escuché que las radios maduran a los cinco años. En nuestro caso, este nuevo cumpleaños nos agarra con una programación más consolidada y completa que nunca. Tenemos programas en vivo desde las 7 am, a la medianoche Bimbo ofrece una propuesta novedosa y le estamos dando mucha fuerza a la programación de los fines de semana. Pero también estoy orgullosa de los otros proyectos que son satélites de la radio. Con nuestra editorial lanzamos un concurso de novelas y nos llegaron unas 500, aproximadamente. Inclusive, dentro de poquito vamos a entregar los premios a los finalistas”, destaca Julia Mengolini, que además de fundadora y directiva de la radio, conduce Segurola y Habana (lunes a viernes de 13 a 16).

Otras de las figuras que se destacan en la programación de Futuröck son Darío Sztajnszrajber (Demasiado humano, lunes de 18 a 20), Florencia Halfon y Nico Fiorentino (Ahora dicen, de lunes a viernes de 7 a 9), Juan Amorín y Rocío Criado (Crónica anunciada, de lunes a viernes de 9 a 12), Malena Pichot y Srta. Bimbo (Furia bebé, de lunes a viernes de 16 a 18) y Alfredo Ziat (Cheque en blanco, los sábados de 9 a 12), entre muchas otras.
Mengolini reflexiona sobre el origen de la radio: “Los fundadores de Futuröck y los que formaron la primera grilla éramos parte de Nacional Rock hasta que llegó el macrismo. Con el cambio de administración, a todos nosotros nos echaron por medio de un tweet de Hernán Lombardi. Nos quedamos sin laburo y sin aire. En Nacional Rock había comenzado un discurso donde le hablamos a una juventud comprometida, pero cuando se cierra ese proyecto no había una radio parecida. Quisimos continuar con ese concepto y profundizarlo. Ahí es donde surge la idea de hacer y darle vida a Futuröck. Algo que exigió mucho arrojo y voluntad, claro”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Somos hijos directos del ajuste macrista. Nuestro primer día al aire fue un 4 de julio de 2016 y ese día la primera noticia que se transmitió por Futuröck fue la irrupción de una patota en la redacción de Tiempo Argentino. Siento que eso y otras cosas más nos hermanan como proyecto. En ese sentido, somos hijos del macrismo, pero al mismo tiempo fuimos en contra de la corriente. Durante esa época, todo eran malas noticias, como por ejemplo el cierre de varios medios, el despido de periodistas… En ese clima nació la radio, totalmente a contracorriente. Creo que la aparición de esta radio, el relanzamiento de Tiempo Argentino como cooperativa, la aparición de El Destape y algunos otros proyectos similares son consecuencia de una identidad y compromiso nacional. Me parece que los argentinos peleamos ante la adversidad y los medios contrahegemónicos que nacieron en ese tiempo son consecuencia directa de la lucha. Eso da mucho orgullo”.

Mengolini y sus compañeros enseguida encontraron eco en los oyentes que no dudaron en acompañar el flamante proyecto: “Podría cancherear y decir que teníamos un plan minucioso, pero la verdad es que improvisamos bastante porque no sabíamos todo lo que teníamos que hacer. Pero creo que fuimos serios y trabajamos mucho. Esta radio no fue ni es el proyecto de unos loquitos”.
Que la radio sea online fue otro de los aciertos de los fundadores. “Lo nuestro era una gran novedad, salir por Internet nos daba otras características y posibilidades. El hecho de que hayamos elegido salir online parece algo pensado quirúrgicamente, pero la verdad es que no teníamos otra opción. Se nos hacía imposible económicamente tener una antena. Salir online nos ayudó para crear y consolidar a la Comunidad Futuröck”.
Justamente ese concepto, el de una comunidad que gira entorno a lo que genera la radio, fue el que permitió que Futuröck pudiera sostenerse y crecer, siempre fiel a sus premisas. “A los seis meses de estar en el aire teníamos una audiencia comprometida, pero nos estábamos por fundir. Entonces invitamos a los oyentes a ser parte del proyecto, a ayudarnos para entre todos poder sostenerlo. Contábamos con ejemplos como los socios de Tiempo, aunque lo de ustedes no es exactamente igual porque semanalmente entregan un producto físico. Entonces, la comunidad surge como una necesidad económica y termina siendo una relación íntima entre los oyentes, donde fundamentalmente todos nos sentimos comprometidos. De esta forma alcanzamos una libertad que nos permitió seguir adelante y no depender de una pauta. No hay mayor libertad de discurso que eso y es un valor que ejercemos con mucha alegría”.

Futuröck también llegó a nuevos oídos desplegando y retroalimentándose de un discurso donde conviven diversas miradas feministas. “Nosotros teníamos ese discurso en Nacional Rock. Quizás suene arrogante, creo que no fuimos vanguardistas, pero sí contemporáneos con respecto a ese tema. En Nacional Rock estaba Luciana Peker, Malena Pichot, Bimbo, estaba yo, todas éramos feministas antes de la explosión en los medios del feminismo. Obviamente, todo eso se volcó en Futuröck, así que cuando llegó la ola fue como un encuentro con un tiempo propio, pero al mismo tiempo fue una reivindicación de eso con lo que insistíamos tanto. Nos dio legitimidad”.
Mirando hacia adelante y con una radio afianzada, los desafíos para una propuesta como Futuröck no se terminan: “Soy de las que piensan que en cada momento una se ve desafiada por las circunstancias. Cambios de año, una pandemia, nuevos gobiernos, así que todo el tiempo hay nuevas situaciones que te obligan a reinventarte. Ahí también hay una obligación por ser creativos como parte de un desafío que implica mantenerse y crecer. Ese es nuestro horizonte. Hay que seguir creciendo, siempre”. «


FUTURÖCK
Con Julia Mengolini, Darío Sztajnszrajber, Florencia Halfon, Juan Amorín, Malena Pichot, Señorita Bimbo y Alfredo Ziat, entre otros. En Futurock.fm.


Festejos en modo pandemia
Para un proyecto que nació bajo las características especiales de Futuröck, queda claro entonces que la permanencia en el tiempo se vuelve más que especial, sobre todo cuando se cumplen años y festejar lo cosechado se vuelve un imperativo. En el pasado, la radio siempre llamó a sus oyentes a participar de festejos, encuentros o situaciones que enarbolaban lo bueno del tiempo transcurrido, y este año, más allá de las condiciones reinantes, la celebración por el lustro de la radio también tendrá su instancia (virtual) de encuentro.
“Un poco tengo la melancolía de no poder festejar como lo hicimos en otros aniversarios, pero también nos queda claro que ahora no se puede porque el problema no se fue. De manera que estos festejos por los 5 años son más modestos que antes, pero organizamos en julio una serie de vivos en Instagram con personajes de distintos programas de la radio, aunque si no los ves online las charlas van a estar colgadas en la plataforma. Esta semana arrancamos una charla sobre medios con Julio Leiva y Fede Vázquez, en otra fecha estaremos Juan Amorín y yo para hablar de periodismo, pero también estarán Darío Sztajnszrajber y el Pitu Salvatierra en otro de los días, así que recomiendo que pasen por esa red para disfrutarlas. Serán varios festejos, pero a la distancia”, avisa Mengolini.

El Covid en los medios
Con la pandemia como principal escenario, el mundo de los medios de comunicación se vio afectado de manera particular. Es que nuevas prácticas de conducta generaron múltiples nuevos oyentes para la radio, algo que no pasó desapercibido para Julia Mengolini como una de las responsables de Futuröck. “Creo que, como a todos los medios, la llegada del Covid nos afectó, pero supimos resolver desde lo técnico varias cosas que nos preocupaban. Todos nosotros hicimos de todo pero en forma remota, y eso nos llevó a extrañar mucho el mirarse a la cara en un estudio. La técnica nos ayudó para seguir haciendo radio pero también para cuidar la salud como valor capital, así que fuimos buscando que la programación acompañara a los oyentes. El año pasado se hizo La noche inesperada, un programa de medianoche del que no sabías quién lo conduciría. Eran todos invitados especiales, así que un programa lo hizo Mariana Enríquez, otro Tamara Tenenbaum, otro Louta, lo cual generaba sorpresas varias. Luego la radio creció en audiencia porque la gente se quedaba en la casa, así que hay muchos que nos descubrieron en pandemia durante el último año.”