Con varios problemas durante su desarrollo, algunos de envergadura como el cambio de director (Zack Snyder, aunque figura en los créditos, cedió su lugar a Joss Whedon, por el suicidio de su hija de 20 años) y otras cuestiones que acortaron los tiempos previstos, la película no consigue colmar las expectativas generadas aunque los fans, en la previa, la acogen con entusiasmo.

 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Este símil del sello DC de lo que son Los Vengadores de Marvel -o viceversa, esa precisión escapa al conocimiento de esta columna-, cuenta la historia de un malo que resucita no se sabe muy bien cómo, que trae un mal del que se estipula el tiempo (más de cinco mil años) aunque no se sabe bien por qué sucedía así, y aporta otras faltas de referencias para los que no son seguidores de la saga, resulta en una primer tramo entretenido, un bache pronunciado y un final que, sin devolver el ánimo inicial, al menos no deja un gusto amargo.

Entre los punteos que se pueden hacer a la espera de una continuidad que supere esta primera entrega, están la falta de elasticidad actoral de Aquaman (Momoa) y Superman (Cavill), la falta de compromiso del Batman de Affleck, lo salvan la cada vez más efectiva y convincente como súper heroína Mujer Maravilla (Gadot) y un simpático, aunque a veces forzado, The Flash (Miller).

Sin embargo, y desde un lugar totalmente ajeno al mundo de los comics, más allá de lo conocido a través del cine, se puede decir que una diferencia importante entre esta Liga de la Justicia y Los Vengadores reside en la concepción que implica cada uno de los nombres. Mientras que una se supone solemne (y el film por momentos lo es), la otra convoca a una rispidez, a una tensión y cierta satisfacción por la crueldad que la hacen más cercana al mundo de hoy. En ese esquema el único personaje que desentona en la aventura de DC es Batman, el único de los superhéroes de ambos sellos que es totalmente humano; y por lo tanto sólo aspirante a la justicia, nunca justo. Más allá de lo válida que puedan resultar otras especulaciones, tal vez por ahí habría que buscar la falta de compromiso de Batman.

Liga de la Justicia (Justice League. Estados Unidos, 2017). Dirección: Zack Snyder. Con: Ben Affleck, Henry Cavill, Gal Gadot, Ezra Miller, Ray Fisher, Jason Momoa, Jeremy Irons, Robin Wright, Connie Nielsen, Amy Adams, Amber Heard, Diane Lane, Billy Crudup, J.K. Simmons y Ciarán Hinds. Guión: Chris Terrio y Joss Whedon. Fotografía: Fabian Wagner. Música: Danny Elfman. 121 minutos. Apta para mayores de 13 años.